DE BUENA FUENTE

Tenencia en tiempos preelectorales

El empresariado sureño agradecería a los diputados locales reconsiderar el tema de la tenencia vehicular.

Descartar la eliminación de este impuesto puede traer un costo político para el partido mayoritario en el Congreso y afectar sus proyectos en lo individual.

2015 es un año político y …2016 también…

Es un tema complicado, porque no hay forma de que los legisladores digan “sí” a la derogación del gravamen.

Pero tampoco habrá manera de eludir el reproche a la hora de volver a pedir el voto.

Ramiro Ramos, presidente del Congreso, dice que sólo el diez por ciento de la población tiene esta carga tributaria y que son 400 millones de pesos los que dejarían de ingresar a las arcas.

Lo vino a decir precisamente a la zona conurbada, que concentra el 24.17 por ciento del parque vehicular del estado.

¿Circula en esta región un 90 por ciento de vehículos que cuestan debajo de 200 mil pesos? Es el precio límite fijado para el pago de la tenencia, más no se sabe en qué estudio específico está basado.

Hay automovilistas que prefieren sacar sus placas en otros estados de la República que ya han eliminado el cobro de la misma.

A estas entidades se ha sumado San Luis Potosí…que ya le achacan tintes electoreros…

¿Qué ha pasado con las finanzas de los estados que no cobran tenencia?, valdría la pena preguntar a los de la Copecol y pedirles consejo.

No se sabe que esos estados hayan aumentado los impuestos o implementado nuevos. Sus municipios también tienen población que demanda más servicios.

La Conferencia Permanente de Congresos Locales (Copecol), deber tener muchas experiencias que compartir al respecto. Y en la vida nunca se termina de aprender de otros.

No estaría mal que nuestros diputados se fueran a visitar aquellos estados que han suprimido la tenencia, para informarse cómo le hicieron, cómo sustituyeron pues, esos ingresos a pesar de tener quizá necesidades mayores.

Los legisladores tendrían mucho trabajo de cara a la nueva ley de ingresos, costos de licencia de manejo, actas de nacimiento y de matrimonio, permisos de alcoholes, etcétera. Dicen que el costo de la potabilización es el más caro del país.

La próxima semana se reactivará el Congreso local y pronto se habrán de reunir también los representantes de todas las legislaturas estatales del país.

No estaría nada mal que, ya juntitos, los diputados desempolven el expediente sobre el conflicto que provoca la coexistencia de 32 diferentes esquemas y exenciones sobre el impuesto a la tenencia vehicular derogado en 2007 y que algunas entidades siguen cobrando.

El tema seguirá en la mesa de sus representados, pues parece ser que es el impuesto que más resistencia genera entre la población.