DE BUENA FUENTE

¿Tamaulipas revisa el gasto público?

Tras abrir el Auditor Superior de la Federación, Juan Manuel Portal Martínez los resultados de la revisión de la cuenta pública 2013 y hacer ver la crisis de confianza por la que atraviesan las instituciones, surge ahora más que nunca la necesidad de que la fiscalización financiera en Tamaulipas se transparente.

El funcionario federal dio a conocer 1,413 revisiones, 6,902  recomendaciones, 783 solicitudes de aclaración, 1,321 promociones de responsabilidades administrativas sancionatorias y 1,798 pliegos de observaciones.

La enorme cantidad de información que año con año hace pública la Auditoría Superior de la Federación (ASF) contrasta con la marcada opacidad de la Auditoría Superior del Estado (ASE).

En Tamaulipas, jamás se conoce qué encuentra exactamente Miguel Salman Álvarez cuando va revisando la forma en que los alcaldes, poderes y organismos descentralizados manejan los recursos públicos.

Quizá alegue que no se manda solo, que su jefe es el Congreso del Estado. Y peor aún, porque más se alimenta la suspicacia entonces.

Lo dijo fuerte y claro el Auditor federal en la Cámara de Diputados: la sociedad desconfía. Está escéptica y con reserva.

En ese contexto, ¿cuál es el papel que deben desempeñar las instituciones?

Deben, dijo, generar certidumbre y objetividad, más allá de cualquier interés.

La ASF, como la ASE y como cualquier otro órgano cuya chamba sea fiscalizar los dineros públicos, debe tener, como premisa básica de su actuación, la generación de credibilidad.

El Auditor federal asume que la ASF debe contar con la autoridad moral necesaria para que sus determinaciones sean aceptadas. Y actúa en consecuencia.

Dice que su mayor ambición es contar con la confianza de todos los sectores.

¿Y qué estarán haciendo la ASE y el Congreso local para recuperar la confianza erosionada?

El titular de la ASF ve en las entidades federativas una recurrente identificación de desvíos y de utilización inadecuada de los recursos federales transferidos. ¿Pero qué pasa con los dineros estatales?

Juan Manuel Portal hizo ver que no existe institución que pueda prescindir de factores como la credibilidad y la confianza.

Advirtió que ésta no se genera con retórica o acciones espectaculares, sino con trabajo sistemático, profesional, ordenado y apegado a la ley.

Pero sobre todo, transparente.

Tienen la palabra Miguel Salman y el presidente del Congreso tamaulipeco, Ramiro Ramos.

Es el colmo que las cuentas públicas no sean públicas.