DE BUENA FUENTE

¿Separar el Sur de Tamaulipas del Norte de Veracruz?

Eduardo Manzur, presidente del Consejo de Instituciones Empresariales del Sur de Tamaulipas (CIEST) tiene la misma opinión del alcalde de Madero, Andrés Zorrilla, en el sentido de que debe excluirse al norte de Veracruz en la gestión del Fondo Metropolitano.

El presidente municipal lo planteó desde que lideraba el Consejo Empresarial de Madero: lo veía como una manera práctica de contribuir a desatorar los recursos, dada las complicaciones que se presentaban en la tramitología.

Se ha observado como una medida necesaria para poder acceder a la bolsa federal, y que no se siga perdiendo sobre todo en momentos de tantas complicaciones económicas.

Desde mi perspectiva, creo que puede ser más complicado “separar” las zonas que integrarlas.

Echar abajo una declaratoria de zona metropolitana no parece tarea sencilla; aunque tampoco imposible, claro está.

Estamos en un país donde leyes y decretos no significan nada. En la práctica así es.

El caso es que ya no debería haber dificultades para cumplir las reglas de operación.

Ya no está el PRI. Ya se fueron Egidio Torre Cantú y Javier Duarte.

Al iniciar su mandato, el hoy gobernador de Tamaulipas Francisco García Cabeza de Vaca habló de una política regional integradora.

En su reciente visita a Tampico, fue el coordinador de los diputados federales tamaulipecos del PRI, Edgar Melhem Salinas, quien sacó a colación el tema de los fondos metropolitanos.

El legislador llegó a la conclusión de que es necesario sacudirse a los vecinos incómodos.

El presidente del CIEST a su vez, quedó entonces convencido de que hace falta separar a Pánuco y Pueblo Viejo de Tampico, Madero y Altamira para poder acceder a dichos recursos.

Escuché al CEM proponerlo desde hace dos o tres años, hoy empiezan a coincidir más voces; habrá que sumar quién sabe cuántos años más para que esto avance.

En el sexenio pasado el problema no solo fue la falta de coordinación, fue también un problema de irregularidades y subejercicio en la única obra que se ha logrado etiquetar, la avenida Monterrey.

El tema es que sigue desaprovechándose ese recurso federal que sí beneficia a otras zonas metropolitanas que, aunque sean de dos estados, logran ponerse de acuerdo y concluir los trámites exitosamente.

¿Cuál será el mejor camino en este caso?

¿Las sumas?, ¿o las restas?