DE BUENA FUENTE

Pagar por tener

El impuesto sobre tenencia de vehículos aporta a Tamaulipas el 0.90% de sus ingresos totales.

Es decir, le deja 376.2 millones de pesos, de un presupuesto anual de 41 mil 668.4 millones.

Derogarlo ha sido un clamor del empresariado. Es un gravamen que ya han dejado de cobrar 13 estados.

En abril de 2014, diputados del PAN, PRD, PT y MC, pidieron llevar el cobro a consulta pública, propuesta que fue enviada a la congeladora.

La aplanadora priista y sus aliados de Panal y PVEM se han opuesto sistemáticamente a la eliminación del cobro.

El presidente del Congreso, Ramiro Ramos argumenta que solo se paga por unidades de más de 200 mil pesos, el 10% del padrón vehicular.

Valdría la pena que investigara qué ha pasado con las finanzas de aquellos estados que quitaron la tenencia.

Tal vez la han compensado reduciendo nómina o gastos de operación; no se sabe que hayan aumentado otros impuestos o creado nuevos.

El Consejo Empresarial de Madero ha propuesto que solo paguen las personas morales y no las físicas, pues la tenencia le resta competitividad a Tamaulipas.

Los estados que han dejado de cobrarla son Baja California Sur, Chihuahua, Colima, Durango, Guanajuato, Jalisco, Michoacán, Morelos, Puebla, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sinaloa y Sonora.

En la entidad parece ser que esta carga tributaria continuará.

En la sesión itinerante que el Congreso local realizó en Tampico el año pasado, los trece diputados de oposición pidieron llevar la tenencia a consulta pública.

Plantearon que los estados que han suprimido el cobro, no han puesto en riesgo su sustentabilidad presupuestaria.

Pero la propuesta sigue “en estudio”.

Mientras tanto, el PRD ya recorre el estado en busca de firmas para insistir ante el Congreso en la eliminación del impuesto vehicular.

El representante de ese partido en la legislatura, Jorge Valdez, va por 70 mil firmas para sustentar la exigencia.

El pasado lunes, con el dirigente estatal Alberto Sánchez Neri, instalaron el módulo en Tampico.

La idea es terminar la tarea antes del 30 de septiembre, pues el 1 de octubre arranca el nuevo periodo ordinario de sesiones, donde buscarán sacar la iniciativa de la congeladora.

¿Alcanzaran la meta? Más allá de lo que los críticos al PRD argumentan, es un buen ejercicio de participación de la sociedad.

El impuesto resta competitividad al estado, y ello termina pegando no nada más a los que tienen vehículos de más de 200 mil pesos.

Si sigue la resistencia, podrían promoverse amparos o actos de inconstitucionalidad.

Pero además ¿sobrevivirá la tenencia al año electoral del 2016?