DE BUENA FUENTE

El PRI y las ex diputadas

Como parte de la labor para que el PRI no vuelva a perder distritos en Tamaulipas, como ocurrió en la elección federal de 2012, al parecer la dirigencia nacional se estará dando sus vueltas más seguido por estas tierras.Los estrategas del partido leen ahora con mayor detenimiento los informes que reciben sobre las vulnerabilidades político-electorales que presenta el partido en la entidad, y en donde no se pierde de vista el tema de la inseguridad como un factor que podría impactar el voto.En julio de 2015, estarán en juego ocho curules de mayoría relativa que corresponden al estado. Actualmente el PRI tiene solo dos y Acción Nacional seis.En la entidad, los comicios federales han sido un reto mayor para el tricolor. No fue lo mismo que con árbitro y cancha “de casa”. De ahí la importancia de la reforma política y sus implicaciones en los estados, con un control que se ejercería desde el centro también en las locales. En la renovación de la Cámara de Diputados, el desafío es enorme para el PRI, porque tras perder en 2012 seis diputaciones, dos senadurías y la elección de presidente, el tricolor tamaulipeco ya no se puede permitir seguir perdiendo los distritos que se disputan en esta contienda intermedia.Enrique Peña Nieto necesita esos votos en la cámara baja.

De cada entidad requiere sumas y no restas. ¿Contará con ellos? De ese tamaño es el reto, aportarle al primer priista del país los hombres necesarios para que la suma final sea con saldo a favor y ejercer así el control.De ello depende en gran medida el rumbo político del país durante la segunda mitad de su mandato. No se querrá contribuir a una parálisis legislativa.Ante el tema de la inseguridad, el CEN tricolor se estaría sumando al desfile de secretarios del gabinete federal para arropar la entidad. Por ello es que viene a Victoria César Camacho Quiroz, con el pretexto de iniciar el Programa de Credencialización del PRI a nivel nacional. El dirigente del PRI también tendrá un encuentro con el priismo de todo el estado, donde se espera una demostración de fuerza de la maquinaria tricolor.El partido reaccionó tarde y priistas tamaulipecos que operan en el DF, siguen sin poner su grano de arena como amerita el caso. Continúa viéndose división.

LAS EX LEGISLADORAS

A la develación de la placa con los nombres de las diputadas y ex diputadas tamaulipecas, faltaron mujeres con aporte en la participación política. Fue el caso de: Paloma Guillén Vicente, actual subsecretaria de Población, Migración y Asuntos Religiosos de la Secretaría de Gobernación. Fue dos veces presidenta del Congreso.Otras damas que han liderado el Congreso también estuvieron ausentes: Amira Gómez y Lupita Flores. La primera es diputada federal y fue senadora, la segunda es subsecretaria de Gobierno.Tampoco asistió Leti Salazar, alcaldesa de Matamoros, ex diputada federal y uno de los prospectos del PAN para la gubernatura.También hicieron falta Lucirene Alzaga, ex delegada federal de la Sedesol; Lydia Madero, ex titular de la Oficina de Enlace de México en Estrasburgo, Francia y Betty Collado, ex diputada federal.