DE BUENA FUENTE

Observando la inseguridad

El Observatorio Nacional Ciudadano de Seguridad, Justicia y Legalidad lo dijo claro: “La incidencia de delitos va en aumento”.

Sin embargo…“Los mexicanos no confiamos en la autoridad y en la mayoría de los casos no acudimos a los Ministerios Públicos a denunciar los delitos”.

Como expuso el director del ONC, Francisco Rivas, las estadísticas no deben echarse en saco roto por parte de la autoridad.

Son fuentes de datos, destaca, que pueden aportar pistas claras de tareas que deben ser atendidas para mejorar los distintos ámbitos de inseguridad del país.

Hizo ver que podría ser un buen inicio profesionalizar verdaderamente a policías, ministerios públicos y jueces para que la población mejore su percepción y acuda a denunciar, con lo cual se reduciría la cifra negra de delitos que quedan impunes.

Resalta que para las autoridades no hay mucho que festejar…“Después de años con una estrategia de seguridad que ha privilegiado el uso de la fuerza, los resultados son bastante limitados”, expone.

La Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública del Inegi, señala que en 2014 en todo el país se cometieron 33.7 millones de delitos, una tasa de 41 mil 655 delitos por cada 100 mil habitantes, cifra prácticamente similar a la del 2013, pero que sigue siendo mucho mayor a lo reportado anualmente entre 2010 y 2012.

A nivel estatal, el Estado de México tuvo los resultados más críticos con 83 mil 566 delitos por cada 100 mil habitantes.

Otra entidad que mostró resultados preocupantes fue precisamente Tamaulipas, pues su tasa de delitos cometidos creció 72.1%, la mayor variación al alza de todo el país entre 2013 y 2014.

En 2014, el 92.8% de los delitos acontecidos en el país no fueron denunciados, lo cual indica una reducción de la cifra negra en apenas un punto porcentual con respecto al año anterior. A nivel nacional, 73.2% de la población mayor de 18 años considera que vivir en su entidad es inseguro.

Mostraron los mayores niveles de percepción de la inseguridad: Estado de México, Tabasco, Tamaulipas y Guerrero. Más del 86% de su población se siente insegura en sus estados.

2014 fue sumamente complicado. A principios del año se decía que la inseguridad era un problema que estaba siendo superado.

“En sus últimos meses, la realidad terminó por aplastar los números alegres”.

El ONC apunta que, sin duda, el país está viviendo un momento complicado en materia de seguridad.

“Al periodo crítico habrá que agregarle que la clase gobernante expresa renuncia a transparentar las acciones tomadas y a no castigar aquellos que sacan ventajas personales a partir del poder público”.

El resultado: Hartazgo, indignación y desconfianza de los ciudadanos.