DE BUENA FUENTE

Matamoros ¿habrá control de daños?

En abril de 2011, el Congreso del Estado recibía una petición de esas que no se ven en Tamaulipas.

Un alcalde priista pedía que se investigara a su antecesor, también priista.

El entonces presidente municipal de Matamoros, sorprendía a propios y extraños al llevar esta solicitud a los terrenos del Poder Legislativo.

Alfonso Sánchez Garza pedía que se reabrieran las cuentas públicas de Erick Silva Santos por presuntas irregularidades.

Para entonces estaban aprobados los manejos financieros de 2008, 2009 y primer semestre de 2010.

Sánchez Garza dijo haber recibido una deuda cercana a los cien millones de pesos, lo que complicaba la operación del gobierno municipal.

Se quejó de que se inflaron facturas y había desaparecido un vehículo.

Se anunció que la Auditoría Superior del Estado analizaría el caso, y la Contraloría Gubernamental coadyuvaría en las averiguaciones.

Resultó que no sólo no se reabrieron las cuentas públicas de Erick Silva… también le aprobaron la que estaba pendiente…

Pero ahí no terminó todo, además se convirtió en coordinador general de Desarrollo Político de la Secretaría General de Gobierno.

Sánchez Garza, no fue el único que señaló manejos poco claros.

A diferencia de la Auditoría Superior del Estado, la Auditoría Superior de la Federación hizo públicas presuntas anomalías en las cuentas de Silva Santos.

Así, supimos que en el año 2010, Matamoros tuvo una incorrecta aplicación de los fondos del Subsemun, Fismun y Fortamun, aunque los ejercicios fueron aprobados con “salvedad”, una vez que se devolvieron los recursos indebidamente utilizados.

“Yo no voy a ser tapadera de nadie”, dijo Alfonso Sánchez, casi exigiendo a la Auditoría Superior del Estado que deslindara responsabilidades.

Hasta se convocó al pueblo a protestar contra la corrupción y exigir juicio político para el ex alcalde.

Pero resulta, que posiblemente será Alfonso Sánchez Garza quien deba sujetarse a una investigación por todo lo que su sucesora panista está sacando a la luz.

Tanto que presumía haber sido incluido por The City Mayors Foundation, entre los diez mejores alcaldes del mundo.

Ya instalada en el gobierno municipal, Leticia Salazar Vázquez lo acusa de haberle mentido en el monto de la deuda que le heredó, misma que cada día va creciendo más, al tiempo de encontrar una serie de irregularidades como el pago de cirugías estéticas con recursos del erario, obras inconclusas y una abultada nómina, entre otras lindezas que por lo visto, seguirán dando nota y alimentando la percepción de los ciudadanos que emitieron un voto de castigo al tricolor.

Del manejo del caso, de la respuesta pues, dependería el costo político que reciba el priismo del estado en los retos electorales que siguen. ¿Habrá control de daños?

La lectura no debe ser superficial. Algo está pasando en Matamoros que la gente gritó en las urnas el 7 de julio.

La tierra de Rigo Tovar y también la de Tomás Yarrington, Manuel Cavazos, Baltazar Hinojosa y Marco Bernal.