DE BUENA FUENTE

¿Madero se le complicará al PRI?

Aunque ganó en las urnas el VII distrito, el priismo en Madero perdió terreno.

En comparación al 2012, recibio menos sufragios en aquel municipio.

Ya ni refleja su voto duro.

Da la impresión que los propios priistas expresan, así, su rechazo a la oferta de su partido. Al candidato, pues.

En los comicios del 7 de junio, Esdras Romero ganó la diputación federal con:

23 mil 256 votos en Madero.

28 mil 271 en Altamira.

5 mil 456 en Aldama.

Hace tres años, el PRI perdió el distrito, pero en Madero recibió más votos que en el reciente proceso. En la elección de diputado federal en 2012, Sergio Posadas obtuvo:

25 mil 236 votos en Madero.

21 mil 784 en Altamira.

5 mil 040 en Aldama.

O sea que, en tres años, el PRI perdió en Madero cerca de 2 mil votos.

Parece que en Madero, la ciudadanía no está de acuerdo con los candidatos y lo demuestra no saliendo a votar.

De 145 mil 704 maderenses en lista nominal 2015, sufragaron por el PRI apenas 23 mil 256.

El CDM tricolor no estuvo a la altura de las circunstancias que representaba esta elección, no garantizó los votos cautivos que deben sumar las organizaciones adherentes.

El priismo en Madero retrocedio al captar 1 mil 980 votos menos.

¿Dónde estaba la estructura del partido?

¿Y la del sindicato petrolero? ¿Cuál dejó de operar?

En cambio, en Altamira obtuvo el PRI 6 mil 487 votos más, con relación a la elección federal anterior.

Aunque en menor medida, en Aldama también se avanzó. Fueron 416 votos más respecto a 2012.

Pese a ser de Madero el candidato, fue el municipio donde menos votos consiguió.

De esto no habló el diputado federal electo en la cena de agradecimiento del 24 de junio.

Ante la clase priista maderense, el nuevo legislador enfatizó la participación de todos para lograr el triunfo.

Pero tambien en su discurso, pidió mantenerse al margen de quienes ahora se andan promoviendo, adelantándose, dijo, a los tiempos políticos.

Para muchos de los asistentes no fue del agrado, pues lo que sería una convocatoria para dar un agradecimiento, se habría convertido en una velada orden a mantenerse quietos.

Más aún, porque en su mensaje resaltó el trabajo de la presidenta del DIF.

Quienes acudieron al encuentro, comentaron entre sí que ni el primer priista del estado limita a quienes desean participar.

Hay personajes de la clase política estatal que han levantado la mano abiertamente sobre sus pretensiones y nadie les ha puesto obstáculos.

¿Le corresponderá a un diputado electo solicitar que nadie se mueva?

¿Madero complicado?