DE BUENA FUENTE

Lucha contra el cáncer

“Cuando la palabra cáncer te la susurran al oído y te dicen que tú lo padeces, en esos momentos es como se abriera un hoyo profundo y te fueras y por unos segundos no supieras a dónde vas”, testimonio de Lupita Ostos Villarreal.

“El cáncer lo asemejaba yo a hacer la mudanza, irme a vivir a casa de Dios y yo creo que eso no es malo, lo que pasa es que no estaba preparada para hacerlo”, comenta la presidenta de la Alianza contra el Cáncer de Mama.

La enfermedad cambió su destino. “Es causa de muerte en México, pero yo le di gracias a Dios porque solamente me tuvieron que amputar un seno para poder seguir viviendo, hay tipos de cáncer más difíciles de curar como el estómago, de colon y de hígado y también di gracias a Dios de mandarme el cáncer a mí y no a mis hijos”.

Hace ver que el cáncer de mama es responsabilidad de nosotras las mujeres y se cura con la prevención oportuna, pero a veces no tenemos los cinco minutos de la salud, cuando interesa más el éxito profesional, laboral y social.

“Si no me cuido, posiblemente haga la mudanza y ya no estaré para ver los 15 años o la boda de mis hijos, por qué mejor no decir, decreté ver la quinceañera de mis bisnietas. Es importante entender que la salud es mi responsabilidad”.

En ese sentido, dice que es lamentable que en países como Estados Unidos y Canadá, de cada diez mujeres ocho van al doctor cuando están sanas y dos cuando están enfermas; “en México ocho mujeres vamos enfermas y dos sanas”, expone.

“Yo empecé en 1996, me he caído cinco veces y me he levantado, gracias a, en un 1% a mi familia adorada, 1% a los médicos y la tecnología que ha avanzado en forma extraordinaria, 1% me lo doy yo, 1% a mis fortalezas de mujer para salir adelante y 96% a Dios”.

Ella ya conoce los factores de riesgo. “Sé cuáles son los síntomas y si hago lo correcto en mi alimentación, dejar de fumar, dejar de tomar, hacer ejercicio, el cáncer ahí va a estar en paz y tranquilidad. Por eso ahora existe el problema de las niñas y jovencitas con cáncer, porque toman, fuman, consumen grasas”.

El cáncer no respeta edad, escolaridad, condición económica ni nada.

Después de haber sobrevivido a la enfermedad, difunde la autoexploración para contribuir a salvar vidas. “Nos juntamos en esta labor algunas despechugadas felices, o despechadas, pero no somos amigas de Paquita la del Barrio ni de Lupita DAlessio, nosotras somos muy felices, solo nos amputaron un seno y las mujeres somos más que un seno. También participan en esta lucha, personas que no han tenido la enfermedad”.

“Tenemos que pasar a la acción, movernos, el Instituto de Cancerología es una gran marea y el Cancerotón va a ser un éxito, porque vendrá a sumar sensibilidades”.

Hoy viernes se efectuará el Cancerotón, evento que organiza el Instituto Nacional de Cancerología (INCan) con el Sistema DIF Tamaulipas.

El objetivo es recaudar cerca de 10 millones de pesos que serán destinados para el apoyo a centros de tratamiento contra esta enfermedad en la entidad. La participación de la ciudadanía tamaulipeca como del resto del país, podrá ser a través de donativos y a través de su tiempo (dando minutos para prevenir el cáncer en 1minuto.org).