DE BUENA FUENTE

Constructores cierran filas con Madero

Frente a un escenario complicado donde estado y municipios contarán con menos recursos federales para obra pública, la iniciativa privada cierra filas con Ciudad Madero, uno de los municipios más castigados en materia de infraestructura.

Y es que economistas han advertido que los ayuntamientos cada vez tendrán menos recursos, por lo que los alcaldes deben hacer equipo con la iniciativa privada para empujar proyectos.

En ese contexto, los presidentes municipales tendrán el reto de medir su capacidad como administradores, pues el recurso federal llegará a cuenta gotas.

La construcción y el gasto público son el motor de la economía.

Por ello, en la reciente reunión que sostuvieron los constructores del sur de Tamaulipas (representados por su presidente estatal Jesús del Carmen Abud y el secretario de la cámara a nivel nacional Eduardo Ramírez Leal) con el alcalde de Madero, Andrés Zorrilla, se estableció una sinergia gobierno-iniciativa privada.

La sociedad civil había venido esperando que trabajaran sectores productivos y gobernantes de manera unida y con un mismo objetivo, detonar el desarrollo del sur de Tamaulipas y generar oportunidades de inversión y crecimiento.

En este encuentro se pactaron diferentes acuerdos. En primer lugar, trabajar todos juntos para que los proyectos hidráulicos del municipio de Madero -detenidos hasta ahora- y que han sido promesa presidencial fueran exigidos y rescatados, ya que de toda esta obra hidráulica en la zona conurbada, es la única que no ha sido movilizada. Son siete proyectos con una inversión por 600 millones de pesos.

En la reunión también se dijo que la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción se sumará a exigir que Petróleos Mexicanos cumpla con la responsabilidad social y urbana que tiene con Madero.

La relación de Pemex con el municipio empieza a ser referente histórico por la postura de esta empresa ante las contingencias y el reclamo que ha hecho el alcalde a nombre de la sociedad civil.

Se ha visto cooperando con una ciudad que estaba descuidada por sus autoridades locales y por la propia empresa que tiene enclavada una refinería en ese municipio al que se llama petrolero, pero en el que irónicamente más del 60% de sus calles es terracería.

Se dice también que un reclamo es la aprobación del arrendamiento de una planta al interior de la Refinería que equivale a 600 millones de dólares.

Se espera que Andrés Zorrilla, con apoyo del gobierno del estado, hagan estos señalamientos a Pemex para que se ocupen de atender las necesidades -tan sentidas socialmente- de esa ciudad.