DE BUENA FUENTE

Cocinan candidatos panistas

Mientras el PRI apuesta al reciclaje de candidatos ganadores, el PAN no quiere correr el riesgo de reciclar candidatos perdedores.

Ya lo estaría midiendo la nueva dirigencia albiazul en Tamaulipas. Con César Verastegui las reglas del juego cambian y podrían caerse candidaturas que ya se creían en la bolsa.

Una de éstas es la del séptimo distrito, en donde solo se registró Silvia Cacho pero se intuye un viraje para que el CEN designe al abanderado.

Todo hace suponer que de darse ese escenario, se podría voltear a ver a Marco Moctezuma.

Y es que si bien la convocatoria iba dedicada a una mujer para cumplir la igualdad de género, hasta donde se sabe, el 50-50 se medirá en función de los 300 distritos y no por estado.

Silvia no tiene rival porque Betty Collado quiere ser candidata pero plurinominal. Sin embargo, a la dirigencia nacional no termina de convencerle la primera, pues no trae saldo a favor en las urnas en las contiendas en que participó hace algunos ayeres.

En cambio Marco Moctezuma trae respaldo por su operación política al interior, pues contribuyó al marcador 226 contra 164 a favor del “Truco” en Madero.

¿Veremos acaso una disputa alcalde contra regidor en Madero? Puede ser.

En el octavo distrito, María Elena Figueroa lleva ventaja sobre Graciela Tovar a juzgar por la elección del domingo.

Como se sabe, la primera apostó a Verástegui en la contienda interna. El grupo cabecista, al que ambos pertenecen, se impuso en Tampico con 362 votos contra 265.

No se sabe si a Leticia Salazar le respetarán el acuerdo de decidir en Matamoros. Lo correctamente político sería que sí. Hacer lo contrario sería desatar pasiones generando un alto costo al partido, y por ende, al proyecto del cabecismo.

La nueva dirigencia azul tiene el reto de sumar y sabe que debe hacerlo porque el político inteligente suma y el inseguro resta. Una actitud revanchista no ayudaría a abrir las puertas de Palacio de Gobierno en 2016.

Quien más parece haber perdido el domingo fue el alcalde de Nuevo Laredo, Carlos Cantúrosas y con él, Alberto López Fonseca.

En ese primer distrito buscan la candidatura los diputados locales Laura Teresa Zárate y Enrique Rivas, así como Rafael Pedraza. Dicen que el legislador, quien coordina la bancada panista en el Congreso local, llevaría la delantera.

Por cierto que ahí Verástegui perdió al tener apenas 22 votos contra 150 de Agustín Chapa, oriundo de allá y quien era director del DIF.

El joven también ganó en Reynosa al sacar 435 votos contra 394 de Verástegui, lo que puede emproblemar a Ismael García Cabeza de Vaca en su aspiración.

En el sur, en cambio, mucho ayudó la operación política a favor del “Truco”.

Un nuevo capítulo en el PAN comienza a escribirse. La pluma la tienen los cabecistas, que hoy se visualizan como una real oposición al PRI. ¿Será que por fin, Acción Nacional de una verdadera pelea por la gubernatura y se deje de fintas?