DE BUENA FUENTE

¿Todos contra Cabeza de Vaca?

Ernesto Cordero y Gustavo Madero están haciendo un espacio en su agenda para venir a Tamaulipas.

Desde luego que no vienen tomaditos de la mano, el amigo de Francisco García Cabeza de Vaca viene el domingo y el que busca la reelección llega el lunes.

El estado no les aportará más allá del 3 por ciento de los votos, dividido entre los dos, pero es un pastelito en términos mediáticos. 

Y es que a la oposición le encanta hablar de los problemas que tiene la entidad y que la dejan mal parada en el reflector nacional.

Tamaulipas ofrece en la elección del presidente nacional del PAN menos de 6 mil 100 votos y Reynosa tiene el panismo más numeroso. 

Le sigue Tampico, Victoria, Madero, Matamoros, Mante, Altamira y Nuevo Laredo, en ese orden.

El resto se diluye entre los otros municipios.

En su campaña de proselitismo, Cordero viene a Reynosa y Tampico; Madero a Reynosa, Matamoros y Nuevo Laredo.

Lo que está en juego en esta elección interna, no es el jugoso presupuesto del PAN, ni las chambas en la nueva estructura partidista con sueldos nada despreciables.

Tampoco es la influencia que ejercen al orientar proyectos políticos y nominar candidatos.La lucha va más allá. Lo que se pelea en el Partido Acción Nacional es el poder y todo lo que éste conlleva. 

Es el sentarse en la mesa de negociaciones con el presidente priista Enrique Peña Nieto.Es la política al más alto nivel.

El panismo tiene en su elección interna una prueba de fuego.¿Saldrá fortalecido o debilitado en este proceso inédito?Si antes un pequeño grupo elegía a su dirigente, ahora la decisión estará en manos de todos los militantes, lo que para ellos es histórico.El padrón está flaco.

En Tampico, por ejemplo, de 1350 miembros, sólo refrendaron militancia unas 850 almas. Y así en todo el país. Es que ese proceso de refrendo “en las malas” dejó resultados pobres.

Usted recordará que ya ni los ex alcaldes Diego Alonso Hinojosa y Arturo Elizondo están afiliados.

¿Cómo anda en Tamaulipas la composición de fuerzas?A simple vista, las figuras del panismo en el estado apoyan en su mayoría al señor de la barba, que en general parece traer liderazgos importantes a su favor.

Alcaldes, diputados locales y diputados federales así como la senadora Maki Ortiz no ocultan sus simpatías por la continuidad de Madero. Están en juego sus propios proyectos.La lectura no admite dudas.

Es el anticabecismo en su máxima expresión.

Ya sabe usted que el senador reynosense va en la planilla del ex funcionario calderonista.Y sabe también que a Francisco Javier le interesa la gubernatura de Tamaulipas. 

El factor Cabeza de Vaca impacta en la entidad la disputa por la dirigencia nacional del albiazul.

Más allá de los resultados que se obtengan a nivel nacional, habrá que estar atentos a los números del territorio estatal.

A ver cuántos votos mueve cada uno de los personajes anticabecistas y cuántos el ex alcalde de Reynosa apoyado por el diputado federal Germán Pacheco Díaz.

Ellos también tienen su estructura.

En esta elección va el 2016 en juego.

Ya el 18 de mayo, veremos el saldo.