DE BUENA FUENTE

Cabeza, Leti, Paloma y Alejandro

Al ver los candidatos del PRI y PAN a las diputaciones federales, es evidente que buena parte de la pelea se dará hacia adentro y no hacia afuera de los partidos.

No son solo los distritos, son también los proyectos de quienes quieren verse en la boleta electoral de  2016.

Es la gubernatura en el horizonte.

En Acción Nacional, a Francisco García Cabeza de Vaca no le conviene que Ramiro Salazar gane Matamoros.

Y es de suponerse que Leticia Salazar preferiría que el PAN perdiera en el segundo distrito.

Si el papá de la alcaldesa derrota a Jesús de la Garza Díaz del Guante en el cuarto distrito, ella recupera puntaje en la carrera hacia la gubernatura, tras algunas batallas internas perdidas.

Es muy probable también que si Ramiro Salazar llega a la Cámara de Diputados, después levante la mano para ir por la alcaldía de Matamoros.

Si pierde el señor Salazar la diputación federal, gana el PRI con Chuchín, pero gana también el senador albiazul.

Si su hermano Ismael García Cabeza de Vaca gana Reynosa, Francisco Javier se anotará importante   batalla a su favor.

Se trata del único municipio grande fronterizo, gobernado por el tricolor actualmente.

Distrito donde además, su rival es María Esther Camargo, esposa de Óscar Luebbert, ex alcalde, ex senador y quien intentó en varias ocasiones ser candidato a gobernador.

Si ella gana, gana Leti también, y quien pierde no es tanto Ismael sino Francisco Javier, para quien el golpe sería más que tremendo, pues perdería lo que hasta el momento lleva ganado.

Para la alcaldesa de Matamoros y para su rival político y compañero de partido reynosense, es requisito indispensable ganar sus distritos.

Más aún porque juegan el papa y el hermano.

Una derrota el 7 de junio, significaría que no garantizan el triunfo para 2016 ni siquiera en su terruño.

Algo por el estilo pasa en el PRI con Mercedes del Carmen Guillén Vicente y Alejandro Guevara Cobos, con la diferencia de que son ellos, y no sus familiares, quienes van como candidatos.

Ella tiene que ganar Tampico para seguir siendo considerada prospecto para la sucesión.

El, a su vez, deberá triunfar en el distrito cañero de Mante.

Si pierde “Paloma” es una menos en la terna.

Si le ganan a Guevara, hasta ahí podría llegar su aspiración.

Cualquiera que pierda, beneficia al otro.

Si los dos pierden, el gran ganador es Marco Bernal porque crecerían sus posibilidades.

De Edgardo Melhem y Miguel González Salum, después hablamos.

La lucha aún no empieza y ya hay gran expectación.