DE BUENA FUENTE

2014

2013 está llegando a su fin, llevándose con él un capítulo inolvidable en la vida política y social de México. Fue un año histórico. El de las reformas energética, educativa, en telecomunicaciones, política, hacendaria y financiera.

Se aprobaron los tan esperados cambios estructurales. Tendría que venir ahora la transformación del país, pero se nos ha advertido que los beneficios no serán inmediatos.

Y se acerca 2014, cargado de retos para el país y el estado.Tamaulipas vive la segunda mitad del sexenio de Egidio Torre Cantú y cierra el año con nuevos alcaldes y diputados locales.La entidad tuvo comicios intermedios en julio y el PRI sufrió dos dolorosos fracasos: Nuevo Laredo y Matamoros se pintaron de azul.

El tricolor perdió seis municipios más, Mier, Miguel Alemán, Xicoténcatl, Antiguo Morelos, Mainero y Miquihuana, aunque recuperó Tampico.Además fue derrotado en seis distritos, correspondientes a Matamoros y Nuevo Laredo. Lo que también fue un gran descalabro, pues en 2010 el PRI arrasó con todos.

El abstencionismo sigue decidiendo por los tamaulipecos. Sólo vota el 48 por ciento.El órgano electoral sigue sin alentar la participación de la sociedad, pero le echa la culpa a los políticos, por no generar credibilidad y confianza.

2015 es el desafío inmediato, por lo tanto, 2014 deberá ser de intensa preparación.

En los comicios para renovar la Cámara de Diputados, el priismo tamaulipeco llevaría más apuro en ganar, para no seguirle quedando mal a Enrique Peña Nieto. 

En lo que será la segunda mitad de su mandato, el Presidente requerirá del mayor número de diputados afines posible.Una cámara baja en manos de la oposición, reduciría sus márgenes de maniobra en la cancha legislativa.

En Tamaulipas, el PAN viene motivado por la conquista de la frontera.Carlos Canturosas y Leticia Salazar podrían crecer hacia el 2016, todo depende de cómo gobiernen. El tricolor no tiene gallos carismáticos.

En el estado, los azules han ganado las tres últimas elecciones presidenciales. Con Eugenio Hernández, quedó claro que los gobernadores de entonces no querían que llegara un presidente priista a reducir su poder. 

Actualmente, Acción Nacional tienen los dos escaños del Senado y seis de ocho diputaciones federales.El PRI buscará sacarse la espina.Está visto que el tricolor pierde en procesos federales, pero gana en comicios locales.

¿Cómo pueden explicarlo?La gran interrogante es, ¿dónde se decidirán los candidatos de 2015 y 2016?, ¿en Tamaulipas o en el centro del país? Para entonces, el gobernador estará en el quinto y sexto año de su administración, respectivamente.

En opinión del observador político Armando Charles, el encuentro y alianza entre el gobernador y su antecesor, puede responder a una estrategia de bloque para hacer frente a la influencia del primer priista del país.

El riesgo para ellos es que crezca el antipriismo, pues no todos tienen memoria corta y el voto de castigo lo ha demostrado. Por lo pronto, hay quien dice que en Rafael González Benavides ya tienen a quién echarle la culpa.