Corredor Fronterizo

México: entre Trump y las "trompadas" del cambio climático

Por fin, hemos tenido un descanso después de las vapuleadas, trompadas y  habladas de las cuales hemos sido objeto en las últimas semanas por parte de nuestro vecino presidente. Ahora se vislumbra otro dolor de cabeza para México y otros países del mundo, debido a que el presidente Trump quiere desconocer el Acuerdo de París en materia de Cambio Climático (CC).

Pero, ¿qué es el Acuerdo de París y qué implicaciones traería su desconocimiento en materia de CC?

En el año 2015 en París, 195 países llegaron a un acuerdo para combatir los efectos del CC e impulsar medidas para disminuir las emisiones de carbono, resiliencia y sostenibilidad. El principal objetivo del acuerdo es evitar el aumento de la temperatura del planeta por arriba de los 2 grados centígrados, por ello, la idea es realizar los esfuerzos necesarios para evitar que el ascenso de la temperatura supere los 1.5 grados centígrados, cifra que es mayor a la registrada en la época preindustrial. Además, dicho acuerdo consideró que se deben reforzar las condiciones socioeconómicas de los países en desarrollo o llamados emergentes para que puedan enfrentar los impactos del CC. Esto implica que los países desarrollados impulsarían flujos financieros hacia los países en desarrollo y aquellos vulnerables, comprometiéndose ambos a cumplir con los Objetivos del Desarrollo Sostenible (Naciones Unidas, 2015). Sin embargo, que un país ratifique el referido acuerdo, no es vinculante, por lo cual no es obligatorio su cumplimiento.

Ante lo mencionado, el Dr. Lacy (2017) refiere que si Trump desconoce el Acuerdo de París impulsado por Obama, dicha política  llevaría a la protección de las dos grandes industrias: carbonífera y eléctrica, que son las mayores emisoras de gases efecto invernadero (GEI) en el mundo, lo que nos puede llevar a escenarios de calentamiento global donde las temperaturas incrementarían  hasta 4 grados centígrados en un periodo muy corto de tiempo, lo cual sería catastrófico para el planeta. Tal hecho parece vislumbrarse cuando el término de CC se quitó de la página de internet de la Casa Blanca, y se ha puesto en marcha una política de desmantelamiento de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), bajo la creencia de Trump que el calentamiento global es una farsa para evitar el desarrollo industrial y económico de Estados Unidos (Sape, 2017).

Así, el desconocimiento del acuerdo de podría llevar a que otros países como China e India tomen la misma postura, llevando a exacerbar los efectos del CC, es decir,  se incrementaría la frecuencia y magnitud de los fenómenos hidrometeorológicos como el  número e intensidad de huracanes; inundaciones, desertificación e incendios, entre otros fenómenos, los cuales afectarán principalmente a las poblaciones que viven en zonas de riesgo a inundación o zonas costeras y que en muchos puede ser comunidades pobres o indígenas (INECC,2016). Aunque cabe señalar que el CC no distingue nivel socioeconómico ni fronteras, por lo cual la mayor parte de los países, incluyendo Estados Unidos, se verán afectados. Y todo eso que hemos visto en películas como: La verdad incómoda, El día después de mañana, La era de la estupidez o Persiguiendo el hielo, entre otras, puede hacer evidente la vulnerabilidad del ser humano ante decisiones como ésta.

Ubicándonos en nuestro contexto, ¿cual crees que tendría que ser nuestra postura política como país afectado por el CC? Y a nivel local, querido lector, ¿qué acciones sugieres que podríamos hacer para disminuir nuestras emisiones de GEI y mitigar el CC? Sobre todo ahora, que  la política de nuestro vecino del norte nos podría dar una trompada ambiental.

María Eugenia González Ávila

Profesora-Investigadora de El Colegio de la Frontera Norte Monterrey