Corredor Fronterizo

Ciudad de Código Abierto

Luego de que durante el pasado martes 29 de marzo, la Comisión de Gobernación aprobara el dictamen que expide la Ley Reglamentaria del Artículo 29 de la Constitución Política para que el Ejecutivo haga uso de sus facultades para enfrentar "amenazas y emergencias en territorio nacional", el debate nacional sobre seguridad, el Estado de Excepción y la gobernabilidad cobra nuevos tonos en los contextos urbanos de nuestras ciudades.

Dicha aprobación llega a la escena nacional a escasos días de observar los hechos violentos en ciudades como Bruselas, Estambul, Jakarta y Lahore, y a poco más de un mes de que la comunidad internacional reunida en el marco del Congreso sobre Smart Cities (Puebla) llegó a un enfático consenso en febrero pasado, que afirmaba: "No puede haber ciudades inteligentes si en ellas hay violencia". (http://www.smartcityexpopuebla.com/programa_2016/-/gaagenda/actividad/8/30/181). Esto enfatiza sin duda la seguridad en la agenda de desarrollo urbano de nuestras ciudades. Pero, ¿cómo podrían estas propuestas beneficiar las ciudades en nuestra región?

Ciudades de Recursos Abiertos, Ciudades Visualizables

Considerada como una ciudad de las más seguras de Latinoamérica, hoy en día Monterrey continúa enfrentando grandes retos en seguridad y otros rubros. Sufre altos índices de criminalidad, que contrastan con una baja participación ciudadana y múltiples dificultades de coordinación entre las distintas entidades e instituciones en su área metropolitana. Pero también fue en Monterrey que se vivió una participación (política) de la ciudadanía sin precedente que culminó hace menos de un año en la elección de Jaime Rodríguez Calderón como primer candidato independiente en ganar un gobierno estatal. Si bien el entusiasmo decreció rápidamente entre la población ante las realidades del ejercicio de gobierno, algunos estudiosos apuntan que Nuevo León entró en un nuevo paradigma de participación que estará modificando las formas de pensar y actuar de los ciudadanos en los próximos cinco años. En este contexto, un modelo como el de las Ciudades de Código Abierto (Open Source Cities, http://www.smartcityexpopuebla.com/programa_2016/-/gaagenda/actividad/8/30/198) podría ser el impulso hacia mayor desarrollo urbano. Éstas a su vez parecen ser fundamentales en el surgimiento de las Ciudades Visualizables (o Senseable Cities, http://www.smartcityexpopuebla.com/web/smartcityexpopuebla/programa_2016/-/gaagenda/actividad/8/31/179) que es un modelo fuertemente tecnologizado de ciudad que se ha venido construyendo en años recientes. Ambos modelos apuntan a una nueva etapa en las ciudades caracterizada por la búsqueda decidida de mayores niveles de equidad, y de mayor protagonismo estatal en la protección de los derechos ciudadanos. ¿Será ésta una apuesta viable?

Mientras que las Ciudades Visualizables se caracterizan por impulsar la innovación social por medio de la tecnología, el diseño y la e-ciencia (http://senseable.mit.edu/), las Ciudades de Código Abierto se caracterizan por altos niveles de colaboración, participación, transparencia, rápida generación de prototipos (patentes y/o derechos de autor), entre otras dinámicas, que se pueden aplicar a una ciudad que aspira a crear una cultura de código abierto (https://opensource.com/government/13/6/five-elements-open-source-city). Sin embargo, la más importante según estos estudiosos es la existencia de ciudadanos activos, involucrados y participativos. ¿Eres tú, querido lector, uno de ellos?


Blanca C. García
Profesora investigadora de El Colegio de la Frontera Norte