Corredor Fronterizo

Retos y oportunidades ante la reforma al sistema de salud de Obama

Por décadas, las tasas de población sin seguro médico en los estados colindantes con la frontera de México han registrado los niveles más elevados en Estados Unidos, la situación es particularmente notoria en la región fronteriza entre Texas y México. En esta región que se extiende desde el condado de Cameron en el sureste hasta El Paso en el noreste, la composición demográfica presenta un predominio de población de origen mexicano caracterizada por altos niveles de pobreza y problemáticas de salud severas que incluyen los índices más elevados de obesidad en aquel país (Fisher-Hoch et al. 2010) y prevalencia por encima del promedio nacional en enfermedades como diabetes, que además de tener un impacto en la calidad de vida de la población generan un alto costo para el sistema estatal de salud.

Ante este escenario, la actual reforma del sistema de salud impulsada por la administración del presidente Barack Obama desde 2010 representa una clara oportunidad para impactar positivamente en esta región. En especial desde el punto de vista del mercado laboral, la reforma contiene provisiones que buscan disminuir la carga que los pequeños empleadores soportan al ofrecer a sus trabajadores un plan de seguro médico mediante el denominado programa de opciones de salud para pequeños empleadores (SHOP, por sus siglas en inglés), que está diseñado para aquellas empresas que ocupan hasta 50 trabajadores de tiempo completo. Según el último reporte de la oficina del censo estadunidense a través de la serie Perfiles de Empresas en Condados (CBP por sus siglas en inglés), en esta área fronteriza el 98% de los establecimientos tienen menos de 50 trabajadores (CBP, 2011) concentrándose en el empleo en industrias como restaurantes de servicio completo, código 722110 del sistema de clasificación Industrial de América del Norte (SCIAN) por clase de actividad.

Las provisiones dirigidas al mercado laboral contemplan también el otorgamiento de créditos fiscales a los micronegocios con énfasis en aquellos que generen hasta 10 empleos de tiempo completo; por su parte en los condados de El Paso, Webb,  Hidalgo y Cameron, en los que se sitúan los principales centros urbanos de la región: El Paso, Laredo, McAllen y Brownsville, la proporción de empresas que emplean hasta 10 trabajadores en promedio es del 73%, lo que hace de esta región un espacio que potencialmente recibirá beneficios con las provisiones dirigidas al mercado laboral, mismas que serán efectivas a partir de enero del 2014.

Finalmente, si bien la reforma contempla otras medidas para fomentar el acceso al seguro médico para las personas de bajos ingresos como la expansión del programa de seguro público Medicaid, son medidas opcionales y Texas ha optado por no participar.

En suma, a pesar de los matices el balance parece ser positivo con beneficios en el mediano plazo para los méxico-americanos en regiones como la frontera México-Texas.

José Luis Manzanares Rivera

Profesor-Investigador de el Colegio de la Frontera Norte en Piedras Negras