Perfil de mujeres

María Rosa

Con Alfonso Reyes y Pedro Henríquez Ureña fui advirtiendo que a pesar de la formación cultural europea, el escritor o artista latinoamericano difiere del europeo.

María Rosa Oliver

 

María Rosa Oliver, de estirpe patricia, nace con el siglo en Buenos Aires. Sus primeros diez años son de cuento de hadas. Rodeada de una familia cuya idea de hogar radica en las costumbres más afectivas: sentarse a la mesa y comer juntos, propiciar las salidas y paseos en carruajes acolchados, brindar con la servidumbre los días patrios, ofrecer chocolate caliente a los más necesitados de la comunidad, veranear en Mar del Plata en casa propia al borde del mar, juntar flores de sus inmensos jardines para adornar las reuniones de la noche, circular por las inmensas bibliotecas a disposición de niños y adultos. Hasta el día en que la parálisis infantil hace de las suyas y la postra el resto de su vida. Inútiles serán los viajes a Europa y los más grandes médicos para que vuelva a caminar. Su adolescencia es, pues, dramática, aunque su buen carácter intenta alegrarla. Verá la presentación de sus hermanas en sociedad escondida detrás de las balaustradas del primer piso. La suerte está echada.

Sin embargo, a pesar de todo ello y con una educación autodidacta se ha de convertir en eso que Gramsci califica como el intelectual orgánico. Su vida lo explica a conciencia. Estar inmóvil significa pensar, mirar el mundo no como huésped sino como testigo. Y el mundo tan rosa y tan privilegiado que la rodea comienza a no gustarle. No puede soñar con amores que la distraigan aunque se supone que los tuvo, su condición apela a la relación crítica con la propia familia, la ciudad, el país, el mundo.

Amiga de Victoria Ocampo forma parte de la fundación de la revista Sur junto con Borges, Frank, Bianco y otros intelectuales que conforman de alguna manera la elite de los escritores porteños. Se robustece así una vasta tarea de periodismo cultural y reflexivo que será su modo de circular por la historia de su siglo. Funda además junto con Victoria la Unión de Mujeres Argentinas en 1936. Sin embargo, es la Guerra Civil Española la que la enfrenta políticamente a gran parte de su familia conservadora y a muchos de sus amigos. Defensora del gobierno republicano junto con Ocampo y otros intelectuales del lado de la República, trabaja a favor de ellos, incansablemente. A partir de allí ya no será la misma.

Si bien nunca dejó de observar las injusticias pavorosas entre pobres y ricos, bárbaros y cultos, blancos y morenos, creciendo en ella una suerte de sed de justicia cada vez mayor, es la guerra civil y el ascenso del nazismo la que la lleva a escribir, a hacer teatro y a comprometerse de tal modo que recibe una invitación para viajar a EU y trabajar como uno de los representantes de las naciones americanas en la Oficina Coordinadora de Asuntos Interamericanos, a cargo de Nelson Rockefeller. A partir de entonces su vida como militante independiente de la justicia y la libertad de los pueblos, es vertiginosa.

Ganadora del Premio Lenin en 1958, recibida por Mao Tsé-tung como embajadora de buena voluntad, amiga de Rockefeller, a quien le señala la carrera armamentista en la que se ha sumido su país, amiga entrañable de Alfonso Reyes y Henríquez Ureña de quien, como ella declara en Vida Cotidiana, el segundo volumen de sus memorias, fueron los que le permitieron una identidad propia como latinoamericana, nada ni nadie la hizo claudicar en la utopía de un mundo que no fuera binario: comunistas y cristianos, derecha e izquierda. Cuando se ejercen los derechos de los seres humanos y las comunidades, de verdad, uno no está de un lado ni del otro, está del lado de la gente, fue su premisa.

Con su sillita de ruedas recorrió el mundo y nada la detuvo. Ya anciana sufre la tragedia de perder al mismo tiempo a tres de sus seres más queridos, su hermana y sus sobrinas nietas. Finalmente muere en abril de 1977 dejando inconcluso su último libro, Mi fe es el hombre.

Valgan estas líneas para resarcirla un poco de nuestro olvido.

 

coral.aguirre@gmail.com