Columna Ciencia y Tecnología

La aventura del emprendimiento

Emprender o no emprender, esa es la cuestión. Definitivamente yo elijo emprender. Sin duda, existirán muchos que compartan este estilo de vida caracterizado por buscar el progreso generando sus propias oportunidades. También existirán muchos que tengan este deseo de emprender pero no sientan que es el momento adecuado para hacerlo. Las razones pueden ser muchas, desde los famosísimos “no tengo dinero” o “no tengo tiempo para hacerlo”; hasta el “si me gustaría, pero aún no he definido bien en qué”. De igual forma, habrá quien prefiera ganarse la vida trabajando para una empresa, dependencia gubernamental, asociación, etcétera. Esta es una decisión completamente personal. Sin embargo, para mí emprender se ha convertido en mi estilo de vida.

Claramente no existe una receta maravillosa para encontrar el éxito. Pero nunca está de más un consejo. Es por ello que aquí están cinco puntos básicos para comenzar esta aventura que llamamos emprender:

1.- Tener determinación: Todo emprendedor en proceso tiene una idea que de acuerdo a su manera de pensar puede convertirse en un negocio rentable. Y el primer paso para emprender es dejar los pretextos y tomar la determinación de poner manos a la obra. 

Recientemente, han causado mucho revuelo las historias de cómo surgieron emprendedores y grandes corporaciones prácticamente de la nada. Tal es el caso de Mark Zuckerberq, quien a sus escasos 19 años fundó Facebook. Para ser honesto, la historia de emprendedores como Zuckerberg, Bill Gates y Steve Jobs también despertaron en mí el deseo de crear una empresa. Y fue así como a mis 21 años tomé la determinación de volverme un emprendedor e iniciar con el proyecto denominado Mambasoft.

2.- Acercarse a las personas adecuadas: Que ayudarán a impulsar tú idea. Encontrar con quien asociarse, alguna incubadora de negocios, alguna institución que apoye el crecimiento de empresas, etc. En el caso de Mambasoft, los primeros en impulsar esta idea fuimos los socios fundadores. Trabajamos hombro con hombro para forjar el sueño de una nueva compañía de software. Posteriormente nos acercamos al Centro de Innovación y Liderazgo Emprendedor del Tecnológico de Monterrey. Ahí fue donde realizamos el proceso de incubación de la empresa. Nuestros asesores nos permitieron aterrizar y afinar la idea de negocio que teníamos y de esa manera fue como nuestra idea se convirtió en una realidad.

De igual forma, existen organismos gubernamentales que brindan apoyo a emprendedores como: el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM) que brinda estímulos a emprendedores de diversos tipos; y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) que apoya financieramente proyectos basados en la investigación y desarrollo tecnología innovadora y de alto impacto para la sociedad, etc.

3.- Innovar: Este punto es muy importante para garantizar el éxito de una empresa. Se puede innovar en muchos sentidos. Esto no se refiere únicamente hacer algo que nadie había hecho en el mundo. Otra manera de innovar es haciendo las cosas de manera diferente a como las demás empresas lo hacen actualmente; o incluso, traer una idea de negocios de algún mercado extranjero e implantarla en el mercado local.

4.- Mantener la calidad: Vital para mantener una empresa en el gusto de sus clientes. Si bien, innovar permite que los clientes volteen a ver tu empresa, mantener continuamente un alto nivel de calidad logrará que la empresa compita en el mercado y continúe con su éxito. Siempre es importante buscar que todos los productos cuenten con la mejor calidad posible.

5.- Comprometerse: Esto debe ser el pan de cada día para el emprendedor. Muchos al escuchar la palabras empresario o emprendedor piensan inmediatamente en un millonario. A mi parecer un emprendedor o un empresario, es una persona comprometida con sus sueños. Es alguien que decidió invertir su tiempo, su dinero, asumir los riesgos y hacer los sacrificios necesarios para poder ver cristalizada esa visión que tuvo de empresa. Es precisamente el compromiso lo que ayudará a solventar los obstáculos que puedan aparecer en el camino y que harán que el emprendedor se mantenga firme en su proyecto hasta verlo culminado.

Finalmente, algunos opinan que emprender es un riesgo y emplearse es sinónimo de seguridad; por otra parte, hay quien dice lo contrario. Que al emprender eres dueño de tu destino y tu crecimiento laboral. Lo cierto, es que lo más importante es hacer lo que te apasiona. Los cinco puntos expuestos anteriormente son mi experiencia en los tres años que tengo como emprendedor. Si tu decisión es hacer lo mismo, bienvenido a la aventura del emprendimiento.

Héctor Fernando Fragoso Rubio

Director General de Mambasoft

hector@mambasoft.com.mx