Columna Ciencia y Tecnología

Unidades estratégicas de inteligencia, una vía para el desarrollo económico

La investigación, el desarrollo y la innovación (I+D+i) constituyen elementos fundamentales para el desarrollo de las empresas, la generación de empleos, el crecimiento económico y el bienestar social. La innovación lleva a la creación de nuevos y/o mejores productos, servicios, métodos o procesos, lo cual genera valor agregado, reduce costos o mejora la calidad de productos y servicios existentes.

En ese tenor, el servicio de vigilancia estratégica competitiva (Zaintek) en su trabajo Modelos de Vigilancia Tecnológica e Inteligencia Competitiva, argumenta que el conocimiento es el motor de las organizaciones innovadoras actuales, sin embargo, esto no es ninguna novedad, a través de la historia y alrededor del mundo los países y las organizaciones, han dedicado gran parte de sus esfuerzos por tener información estratégica con miras hacia el futuro. Lo cierto es que la red digital integrada por miles de computadoras o dispositivos interconectados a través de tecnologías para la transferencia de datos que comúnmente conocemos como el internet de las cosas, ha transformado de manera radical la forma en que las organizaciones manejan la información, hoy más estratégica que nunca, dada la importancia de contar con propuestas coherentes, certeras y diferenciadas.

Lo anterior ha conducido a la aparición de disciplinas fundamentales como lo es la Vigilancia Tecnológica y la Inteligencia Competitiva (IC); la primera según Martinet y Marti (1995), permite a la empresa determinar los sectores de donde vendrán las oportunidades para innovar procesos y productos que tienen incidencia en la empresa; la segunda, definida por Gilad (1992) como el sistema de aprendizaje sobre las capacidades y comportamientos de los competidores actuales y potenciales, con el objeto de ayudar a los responsables en la toma de decisiones estratégicas.

En 1986, con la creación de la Society of Competitive Intelligence Professionals (SCIP) en Estados Unidos, se marca un precedente para la IC, al observarse un incremento en el número de publicaciones que dan muestra de los beneficios obtenidos en los negocios.

Según datos de Zaintek, los países más activos en tópicos de Inteligencia Competitiva son Estados Unidos, Japón, Corea del Sur, Suecia, Canadá, Reino Unido e Israel;

la correlación de las actividades de IC con el crecimiento económico de cada uno de estos es inmediato, ya que al realizar el comparativo del Producto Interno Bruto (PIB) promedio de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) respecto al de los países más activos en temas de Inteligencia Competitiva, se puede observar un mayor crecimiento en el de aquellos países en los cuales los servicios de inteligencia competitiva son más activos.

En México, el modelo para una toma de decisiones a través de la diseminación de información estratégica es un tema emergente, a pesar de esto, algunas empresas ya cuentan con áreas específicas de Inteligencia Competitiva y Vigilancia Tecnológica, sin embargo, en general existe un gran desconocimiento por parte del gobierno y las industrias mexicanas acerca de estos temas, y más aún, de las metodologías para su desarrollo, por el contrario se podría considerar que los modelos de Inteligencia Competitiva utilizados y aplicados en su mayoría, son para las grandes empresas que no compran ni desarrollan productos o servicios desde el país.

En 2006, con la finalidad de profundizar en el conocimiento de los factores que impiden que el emprendedor mexicano desarrolle productos innovadores, se presentó en el I Congreso Iberoamericano de Ciencia, Tecnología, Sociedad e Innovación el trabajo denominado "El emprendedor en México: ingenio vs innovación", en el cual se exponen los resultados de una encuesta realizada a emprendedores y empresarios mexicanos; dentro de los factores que más afectan el desempeño de las empresas según estos resultados se encuentra la falta de información de los mercados y el uso de tecnología obsoleta, factores relacionados directamente a la falta de servicios de Vigilancia Tecnológica e Inteligencia Competitiva Resulta fundamental para la industria mexicana la implementación de Unidades Estratégicas de Inteligencia que cuenten con la capacidad de generar estudios de pertinencia que permitan la toma estratégica de decisiones respecto a la creación y desarrollo de nuevos proyectos que estimulen el desarrollo económico del país a través de la mejora y/o el lanzamiento de nuevos productos o servicios al mercado.

I. S C. FRANCISCO ISSAI RAZO SERRANO

ESTUDIANTE DE LA ESPECIALIDAD EN GESTIÓN ESTRATÉGICA DE LA INNOVACIÓN Y PROPIEDAD INDUSTRIAL DEL IPN