Columna Ciencia y Tecnología

Impulsa UAEH la divulgación de la ciencia

Los saberes científicos y tecnológicos determinan cada vez más nuestras vidas, asegura Luis Estrada, uno de los divulgadores de la ciencia más importantes de México.

Citado por Ana María Sánchez Mora en su obra “Introducción a la comunicación escrita de la ciencia”, editado por la Universidad Veracruzana, dice que como ciudadanos de sociedades democráticas, nos toca asumir cada vez con mayor seriedad la responsabilidad de entender y juzgar la ciencia y sus vínculos con nuestra calidad de vida, lo que no podremos hacer si no establecemos y reforzamos una verdadera cultura científica.

Su construcción es responsabilidad de todos y todas, pero especialmente de los divulgadores, una labor calificada por Luis Estrada como “especializada y moderna” donde no basta con poner un micrófono y una cámara a especialistas para que comuniquen su saber, ni es un pasatiempo ni un agregado curricular de los científicos; es una labor cultural.

Por su parte Fernando del Río -cita Ana María Sánchez-, ejemplificó que así como la música requiere de intérpretes para ser apreciada, la ciencia requiere de profesionales que interpreten las obras científicas ante el público.

Otra idea que bien vale la pena citar para comprender mejor la necesidad de generar una “cultura científica”, es en voz de Martín Bonfil, quien dice que la divulgación debe impulsar el pensamiento racional y su compromiso con la realidad, donde suplante las seudociencias y charlatanerías “que fomentan la aceptación ciega de explicaciones irracionales e ilógicas y hacen de las personas esclavos de lo que otros dicen, e incapaces de participar de la democracia”.

Por último, la autora cita a Mario Méndez Acosta, quien en su obra “La cultura científica, base de un nuevo humanismo”, dice que la divulgación se convierte en un asunto prioritario para el logro de sociedades libres. Añade, los autoritarismos de todo signo se han distinguido siempre por su rechazo a la ciencia, y sobre todo hacia la estricta libertad de conciencia y de expresión que ésta exige de sus practicantes.

El mismo autor señala que el conocimiento científico además libera del miedo, y despoja así de un arma muy efectiva a quienes viven de la explotación de la ignorancia y de los temores ajenos.

Bajo estas diversas miradas puestas en el libro de Ana María Sánchez, científica dedicada a la divulgación de la ciencia bajo la especialidad del medio escrito desde hace tres décadas, destacamos que una universidad tiene tres tareas fundamentales: la enseñanza, la investigación y la extensión de sus actividades para que los diferentes sectores de la sociedad se apropien del conocimiento, la ciencia, la tecnología y el arte que ahí se produce.   

La Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), con más de 50 años de historia pero sobre todo con un acelerado crecimiento en las últimas décadas,  tiene mucho qué ofrecer en desarrollo de la ciencia, la tecnología y la innovación, y su vinculación con diferentes sectores.

Con nueve centros de investigación en diferentes disciplinas, la participación de 267 académicos reconocidos por el Sistema Nacional de Investigadores (SNI), de los cuales 32 son nivel 2, y trabajo en 89 líneas de investigación, la máxima casa de estudios en la entidad, cuenta con resultados, avances y estudios capaces de vincular su quehacer científico y tecnológico con las necesidades de desarrollo en Hidalgo y el resto del país.

Con el propósito de divulgar la actividad científica que produce la universidad autónoma, la institución creó una dirección dedicada a la tarea de ser mediador claro, objetivo y accesible entre las y los investigadores, y el público para generar una nueva cultura.

Otra tarea fundamental de la nueva dirección de divulgación de la ciencia de la UAEH será la formación de profesionales entre su comunidad de investigadores y estudiantes para que la tarea de acercar el conocimiento a todos los niveles sociales en la entidad sea pronto una actividad constante.

Con esta nueva área, la institución tiende puentes de comunicación, construye redes institucionales, abre espacios de información, saca a la calle, a las aulas, museos y otros espacios públicos, la actividad científica, tecnológica y artística que día a día produce su comunidad científica.

 

Mtra. Elsa Ángeles

Directora de Divulgación de la ciencia de la UAEH