Columna Ciencia y Tecnología

Guía para proyectos exitosos a través de la innovación

De formación soy Químico en Alimentos por la Universidad Autónoma de Estado de Hidalgo y Maestra en Ciencias en Alimentos por el Instituto Politécnico Nacional; cuando me incorpore en el ámbito profesional a la industria en el sector de alimentos y bebidas me fui percatando de que las empresas siempre apuntan al tema de las certificaciones para ofrecer productos inocuos y de calidad, pero no siempre son desarrollados bajo un enfoque de administración adecuada de recursos económicos y humanos, carecen de una metodología para dar pasos certeros en el posicionamiento en el mercado, así como para aprovechar las capacidades tecnológicas, humanas y organizacionales con las que cuentan.

Cuando entré a control de calidad de una cadena de restaurantes a nivel nacional, observé que existía un gran interés de los dueños por desarrollar a sus empleados profesionalmente apoyándolos con becas para la culminación de sus estudios y generarles carrera dentro de la empresa así como la incorporación de personas con capacidades diferentes en puestos de acuerdo a sus capacidades. De aquí aprendí que la motivación y desarrollo profesional impulsa el trabajo en equipo y propicia la eficiencia en los procesos a través de la comunicación y experiencias vividas entre todos los empleados. Cuando entré al área de investigación y desarrollo en una empresa líder en la fabricación de insumos para panificación, noté que se pueden tener todos los recursos e infraestructura necesarios, pero si no se poseen conocimientos adecuados o bien recursos humanos especializados, es como tener un “elefante blanco tirado” ya que se están desperdiciando los recursos por bajas capacidades desarrolladas, lo cual aunado al “orgullo industrial en todos los mandos” -como yo le llamo-, impiden que éste tipo de empresas puedan posicionarse como líderes en desarrollo tecnológico. Por último, de mi experiencia en una empresa líder en el mercado de bebidas, he observado que cuando se cuenta con el reconocimiento de recursos y capacidades y se usan adecuadamente; estas requieren ser desarrolladas para que corresponder a la visión del negocio por ejemplo con el compromiso con la sociedad, sustentabilidad y el medio ambiente.

Por lo anterior, me surge la idea de desarrollar una guía a través de herramientas de gestión estratégica de la innovación para la valoración tecnológica de nuevos productos y/o proyectos en plantas productoras de alimentos y bebidas y colocar a las empresas de todos tamaños en una posición competitiva.  Esta guía está desarrollada con base en la experiencia colectada a lo largo de 6 años de vida profesional complementados con los conocimientos adquiridos en el ámbito académico especializado y está basada en 3 pasos:

Primero. Identificar los recursos y capacidades con las que cuenta la empresa, evaluar que el personal se encuentre en las áreas correctas, si el personal presenta habilidades sin tener estudios profesionales, considerar la posibilidad de hacerle carrera profesional, esto generará un desarrollo de capacidades superiores para mejorar la productividad. Evaluar los recursos de infraestructura y tecnológicos, conocerlos a la perfección desde diferentes puntos de vista, se considera la expansión a otros mercados.

Segundo. Hacer una revisión de la visión empresarial con base a estudios sobre los recursos de donde proviene la materia prima que utiliza cada empresa en sus procesos, siempre con la perspectiva de tener claro que si no se cuidan los recursos que les proveen materias primas, el negocio puede acabar rápidamente; alinear a los socios y proveedores con ello y tomar medidas preventivas. Cuando se realizan ejercicios de reestructuración de compromisos, metas y visiones empresariales, se renueva la razón de ser del negocio.

Tercero. Instituir la cultura de planeación y prevención en todas las áreas, permitir la asociación con otras empresas teniendo presente que el desarrollo tecnológico representa estabilidad en la región, al asegurar una fuente de trabajo sin el agotamiento de recursos aceleradamente.

 En conjunto, la evaluación de estos puntos permitirá generar productos y proyectos exitosos, mejorando productividad así como asegurando la correcta utilización de recursos a través del desarrollo de capacidades.

 

Mtra. Diana Marlene Perea Zuñiga

Estudiante de la Especialidad en Gestión Estratégica  de la Innovación y la Propiedad Industrial del IPN