Columna Ciencia y Tecnología

Emprendimiento en tecnologías de la información

De acuerdo con Forbes el 72% de los empleos son creados por pequeñas y medianas empresas (PYMES), lo que nos convierte en la mayor fuerza empleadora del país, pero apenas el 82.5% de nosotros logra superar su segundo año, con estas cifras no es de extrañarnos que cuando rebelamos a nuestros amigos y familiares nuestros deseos de iniciar un negocio muchos nos vean con cara de preocupación y sonrisa fingida, por nuestro “valor”, que necesitaremos al momento de la verdad pues muchos tiran la toalla,  pero el emprendimiento tiene sus variantes y si bien muchas personas inician su negocio en el país,  pocas de estas empresas son de base tecnológica, que hoy por hoy son la que tienen una mayor posibilidad de alcanzar el éxito, esto no implica que si pones tu empresa basada en  tecnologías de la información (TICS) tengas el éxito asegurado, pero si implica que tienes alcances diferentes, veámoslo  así:

Hace dos años formé la empresa Xolotl Creative Labs, apoyado de amigos en cuyos talentos, capacidades y su poco recato para decir verdades, confío bastante, a partir de ahí la locura tomó forma de un ajolote  que hace videojuegos, así es…videojuegos y ahora es cuando ustedes ponen la misma cara de susto que nuestros padres, porque regresando al tema de alcances diferentes, es más que obvio que el mercado local no es muy grande y mucho menos ostentoso.

Cuando desarrollas TICS no peleas de local, peleas en terreno mundial, los avances en otro país te alcanzan casi como si lo hubiera hecho el vecino, es un ecosistema mucho más amplio y dinámico, quedarte en lo regional no suele ser la mejor idea, para tener algo de esto nos ha tocado abrir brecha, enseñar a la población, si ya era difícil para nosotros creer que esto era posible, convencer a la señora del negocio de la esquina lo ha sido más y no es que hacerla de misionero sea lo que perseguimos pero se ha convertido en un gusto adquirido, poco a poco tenemos una sociedad más tecnológica, muy a pesar de nuestros altos costos de conexión, pero lo más padre de esto es que no hemos estado solos, ni somos los únicos que se lanzan a hacer locuras armados con sus deseos y conocimientos técnicos, hemos encontrado aliados y compañeros, así como muchos detractores, pero bueno eso le pone emoción al juego.

Dentro de los grandes obstáculos que hemos tenido está el simple hecho de que 4 de los 5 iniciadores de la empresa somos de formación tecnológica, lo llamo obstáculo porque si bien nos da las capacidades de hacer desarrollos, a veces nos limita en visión y actitud, más de una vez nos hemos metido en líos o visto limitados por el simple hecho de que no logramos socializar, por cuestiones de formación, no se nos fomentan las relaciones humanas, que abren puertas, oportunidades y conocimientos nuevos, tendemos mucho a la lógica y a ser concisos, lo que me recuerda mi pánico al ser invitado a escribir ésta columna.

He hablado bastante de las limitantes y problemas, el alto riesgo de que el próximo año nuestra empresa no esté más, pero no todo es malo y aunque falta mucho trabajo por hacer, poco a poco la población y el gobierno se han dado cuenta que vender materia prima ya no es negocio, lo que ahora se venden son las ideas, los conceptos, la innovación, muchos de los productos más valiosos en la actualidad no son físicos, no se vende Google por gramos, ni FaceBook por litros; el cine, el software, los videojuegos son de las industrias más valiosas del mundo y no maquilan cosas que podamos tocar.

Y ¿Qué hay por delante?, en mi opinión como empresa aún tenemos muchos desafíos y como país muchos más, muchos emprenden, muchos mueren, contamos con algunos mecanismos que nos facilitan el emprendimiento, pero dejamos solas a las PYMES, les apoyamos con algunos fondos las llenamos de buenos deseos y las arrojamos a las garras del mundo y los impuestos, debemos implementar mecanismos que apoyen a la consolidación de éstas empresas, que les ayuden a dar el salto de ser una Startup a ser una gran empresa y mientras esto se logra, a seguirle dando, a seguir aprendiendo a emprender y vivir para contarlo.

 

Emmanuel Jonathan Porcallo Rojas

Socio fundador, Xolotl Creative Labs