Columna Ciencia y Tecnología

Competitividad, competencia y crecimiento económico Elementos determinantes para el desarrollo económico

En el entorno global de apertura comercial, financiera, laboral etc. la competencia no está fuera de las fronteras, se encuentra al interior de cada país. Pretender proteger de la competencia internacional a los sectores económicos de un país ha quedado en el pasado. Hoy quién no actúa para enfrentar la competencia está destinado al fracaso.

Con base en autores como Lall, observamos en el entorno internacional algunas características económicas marcadas por lo siguiente:

a) Gracias a los avances en las tecnologías de la comunicación se acortan las distancias físicas, la competencia se profundiza y los ventajas naturales que antes tenían los países ahora ya no existen. Se pasa de las ventajas naturales a las ventajas creadas. b) Dada la mayor competencia, las empresas se ven obligadas a incorporar en su proceso de producción todos los avances tecnológicos, las empresas que no logran acceder a las nuevas tecnologías, son empresas destinadas al fracaso. Incorporar es necesario pero no suficiente, se hace además imprescindible desarrollar esfuerzos colectivos para innovar nuevas tecnologías. c) El entorno internacional se encuentra en constante cambio, resultado de los siguientes tres factores: innovación, capacidades tecnológicas y reubicación. d) Surgen las cadenas de valor internacionales, los procesos se dividen en todo el mundo, su objeto es aprovechar las diferencias en costos de mano de obra, de productos y servicios.

La división en las cadenas de valor origina una nueva división internacional del trabajo. La economía mundo se transforma en economía regional, y para ser más preciso, en economía local. Frente a esta realidad, las localidades, regiones y ciudades con suficientes recursos naturales, técnicos, humanos e institucionales; son atractivas  al capital internacional. Así, estos espacios físicos pasan a formar parte fundamental del proceso de producción internacional. La competitividad surge en lo local y se dirige a lo internacional.

En este momento las empresas tienen movimientos muy rápidos, cuentan con una amplia estrategia económica global, grandes capitales diversificados por sectores y por países, excelentes ganancias como resultado de la incorporación tecnológica,  bajos costos por la relocalización industrial, y procesos  de producción a escala. Los anteriores elementos son considerados parte fundamental de la competitividad.

La pregunta clave es ¿cómo lograr alcanzar la competitividad? Con base en diferentes autores podemos responder la respuesta, por ejemplo, Michael Porter considera que para  ser competitivos se requieren cuatro diamantes: 1. Condiciones de los factores. 2. Condiciones de la demanda. 3. Sectores afines y de apoyo. 4. Estrategia, estructura y rivalidad de las empresas. Los cuatro atributos se complementan con dos elementos: La casualidad y el papel del Estado. México tiene los cuatro elementos, el problema es el no explotarlos adecuadamente.

Hoy la competitividad es una realidad que se debe afrontar, no hay mañana, las empresas deben actuar bajo los lineamientos que les exige el mercado. Dentro de la mejora de la competitividad todos los actores tenemos una responsabilidad: empresarios, gobiernos, instituciones, trabajadores, etc. lo más peligroso para un país no es la competencia, lo más delicado es dejar de actuar en el entorno que hoy se vive.

Para ser competitivos se requiere de acciones conjuntas del gobierno y de los actores sociales, el objeto es estimular y apoyar el desarrollo de las localidades y las regiones, ello a partir de una mejora en los niveles de competitividad de las empresas.

La competitividad tiene como premisa la integración social, por ello es fundamental que las reformas económicas estén acompañadas de un proyecto de transformación de la sociedad. Para lograrlo, se requiere orientar la sociedad hacía el desarrollo, fomentar los valores que para ese fin comparte la mayoría de la población; además, es fundamental que exista un consenso básico sobre la necesidad del desarrollo y una integración competitiva en el mercado mundial; finalmente, los actores sociales deben tener la capacidad para formular conjuntamente estrategias e implementar políticas de desarrollo.

 

Dr. Maximiliano Gracia Hernández

Profesor e Investigador del Colegio del Estado de Hidalgo

 

lrivera@utvm.edu.mx