Columna Ciencia y Tecnología

Ciudad del Conocimiento y la Cultura en Hidalgo

La economía se organiza hoy en torno a redes globales, tanto de capital, de gestión y de información, donde el acceso a la ciencia y la tecnología constituyen la base de la productividad y de la competencia.

Los recursos económicos tradicionales pasan a segundo plano y el saber se convierte en un medio para obtener resultados económicos y sociales. Incluso,  la aplicación del conocimiento al conocimiento mismo requiere de nuevos conocimientos que a su vez obtienen nuevos conocimientos.

Los  resultados son una nueva sociedad y una nueva economía: la sociedad y la economía del conocimiento, que se caracterizan por funcionar en medio de monopolios temporales, donde las ventajas obtenidas por un avance tecnológico construye una ventaja competitiva. 

En el estado de Hidalgo la visión del gobierno transita por los caminos de una sociedad moderna, que se instale en el concierto nacional como un espacio que atraiga a lo más selecto de la producción del conocimiento.

El estado forma parte de la región Centro País (31.5% de la población nacional) donde comparte oportunidades y recursos del Fondo Metropolitano con el DF, Tlaxala, Estado de México, Morelos, Puebla y Querétaro. La Zona sur de Hidalgo se ofrece como el frente de oportunidad para la expansión de la Zona Metropolitana de la Ciudad de México y el establecimiento de la Ciudad del Conocimiento con crecimiento ordenado y sustentable.

Hidalgo ocupa un bajo lugar en el índice de competitividad, de posgrados y de disponibilidad de Internet en casas, lo que se convierte en una ventana de oportunidad; pero ha ganado terreno logístico, gracias a una privilegiada infraestructura carretera y ferroviaria que lo conectan efectivamente a los puntos de embarque y distribución más importantes del país. Pachuca se consolida como la Ciudad del Conocimiento y la Cultura (CCyC), a través del equipamiento necesario para la generación y el fortalecimiento del conocimiento científico y el desarrollo tecnológico alineados a las vocaciones de la región, así como de la cultura y las artes en un ambiente de sostenibilidad.

Se siguen directrices de ciudades o espacios en el mundo, como el caso de Silicon Valley que se sustenta en un triángulo virtuoso: capital, mercado y tecnología. Por tanto se requiere: que tengan un papel protagónico en la alta tecnología, ser líder innovador para crear barreras en el mercado y adoptar al mundo como mercado y proveedor de capital. Los tres niveles de gobierno, la iniciativa privada y la sociedad, están integrados en la reproducción de la cultura del cuidado de medio, asistidos por acciones focalizadas con políticas ambientales.

En la creación de ciudades del conocimiento no hay un estándar, sin embargo existen constantes como el de establecerla en una comunidad tecnológica susceptible de convertirse rápidamente en global y en espacio verde.

La CCyC de Pachuca en un proyecto del gobierno del estado, que se desarrolla con recursos financieros del gobierno federal y de fondos mixtos, se establece una ley expresa y se asocia con algún parque tecnológico. Son sus ejes transversales las tecnologías de la información y la comunicación y el  medio ambiente, en el entendido que la tecnología y medio no están reñidos.

El Instituto Politécnico Nacional es la primera institución que se integra al proyecto con actividades sustantivas, al ser el campus más grande fuera del Distrito Federal. Lo siguiente es ir incorporando a las universidades y centros de investigación más importantes del país.

La CCyC contará, en su sede de Tlapacoya con una avenida de cero emisiones, además de suelos para la absorción de agua, luminarias eficientes y solares; es un espacio sustentable de concentración donde confluyan las instituciones de investigación, culturales, recreativas y tecnológicas, que desarrollen a la CCyC y la proyecten hacia el resto de la entidad. 

Dr. Luis Ángeles Ángeles,director general de profesiones de la seph