Columna Ciencia y Tecnología

Aeromodelismo en la Universidad Politécnica Metropolitana de Hidalgo

"Todo lo que se pueda imaginar, se puede realizar" dice el Profesor investigador Manuel Armando Repper Bracho, piloto aviador y catedrático de la materia de Aeromodelismo del Programa Educativo de Ingeniería en Aeronáutica, de la Universidad Politécnica Metropolitana de Hidalgo (UPMH).

El aeromodelismo es la construcción de las aeronaves a escala, pueden ser controladas por radio control a distancia y autónomas (mediante software que indican coordenadas de salida, los puntos en su trayectoria y su regreso) también llamados aeronaves no tripuladas (UAV- Unmanned Aircraft Vehicle) o coloquialmente denominados DRONES.

Cualquier aeronave imaginada, puede ser construida, siempre respetando sus características aerodinámicas como el perfil aerodinámico. Conocemos el avión tradicional con alas, fuselaje, empenaje horizontal, vertical, etc. pero las aeronaves se pueden diseñar y construir con diferentes configuraciones inclusive en forma platillo. El aeromodelismo no es únicamente para aviones, sino también para otros vehículos como los son automóviles, lanchas, veleros, barcos y todo lo que requiera de un diseño con características aerodinámicas.

El aeromodelismo implica tener nociones básicas de matemáticas, física, química, mecánica entre otras. La materia de Aeromodelismo se lleva a partir del 3er cuatrimestre de la carrera de Ingeniería en Aeronáutica. En los primeros cursos, se analizan las bases para la construcción de estos modelos dinámicos a escala con ayuda de planeadores lanzados a mano, conociendo ángulos de diseño como el de incidencia, la posición de las alas, así mismo las características de los perfiles aerodinámicos, para terminar con cursos más avanzados durante la vida estudiantil del alumnado ya que elaboran de sus propios diseños y modelos de aeronaves de radio control: con motores de combustión interna (utilizan combustible y trabajan alrededor de 10,000 revoluciones por minuto) y motores eléctricos.

Actualmente alumnos de octavo cuatrimestre diseñan sus propios aeromodelos mediante paquetes de cómputo especializados y diseños conceptuales a mano, con resultados positivos ya que vuelan exitosamente. Los mismos son construidos con materiales como poliestireno expandido (unicel), diferentes tipos de madera como ceiba, pino, balsa, etc. Tienen una longitud de fuselaje aproximada de 2.5m a 3 metros y de envergadura de 1.5 metros. Para la realización de las cabinas de estos modelos, se ocupa material plastificado o compuestos como el policarbonato.

A lo largo de su formación profesional, los alumnos construyen modelos que les servirán de base para investigación, y sobre todo para la construcción y mejoramiento de las aeronaves actuales, para un funcionamiento óptimo que incluya ahorra de energía, y protección del medio ambiente.

La finalidad de la materia de aeromodelismo, es conocer en su totalidad el proceso y técnicas de construcción de un aeromodelo dinámico de radio control, así como la correcta utilización de perfiles aerodinámicos, que sienta las bases necesarias para la construcción una aeronave pequeña, un avión comercial, militar, y todos los usos que se puedan imaginar.

Recientemente el Programa Educativo de Ingeniería en Aeronáutica adquirió su impresora 3D, la cual facilita la creación de piezas plastificadas a partir de diseños hechos por computadora, convirtiendo así archivos de 2D en prototipos reales que pueden ser probados en túneles de viento.

El profesor investigador Manuel Repper , en conjunto con otros catedráticos del programa especial de Ingeniería en Aeronáutica, están construyendo un prototipo de una turbina básica funcional a escala denominada como pulso reactor que cuenta con postquemadores para generar empujes altos, y ayuden a los alumnos a generar competencias profesionales en el área de propulsión.

La investigación, dedicación y el entusiasmo de los estudiantes son factores clave para que logren ser unos profesionistas exitosos. Una vez más se puede constatar que no existen límites para la imaginación. Todo lo que se puede imaginar se puede lograr.

Catedrático Dayra Olguín Corres/ PE Ingeniería en Aeronáutica

Universidad Politécnica Metropolitana de Hidalgo