Números al aire

Rendición de cuentas

El 19 de julio deberá entrar en vigor el nuevo andamiaje jurídico para atacar la corrupción, un problema que lejos de aminorarse está cada vez más presente hasta convertirse en algo habitual, no solo en la esfera pública, sino en la privada e incluso en la familiar.

Este lastre ha ido carcomiendo todo. Los ejemplos de impunidad y éxito para quienes burlan todo sistema han sido el caldo de cultivo de un problema que será muy difícil de erradicar con una ley o un conjunto de normas; aunque si ayudarán mucho si se aplican en todos sus términos, sin distinciones ni privilegios.

Será de gran ayuda que no les tiemble la mano a quienes tendrán que aplicar estas normas y desde el primer momento den muestra clara del respeto a la ley, sancionando a quien sea necesario, sobre todo a los grandes defraudadores de la norma. No hacerlo sembrará un mal precedente y mantendrá al sistema anticorrupción sobre arenas movedizas.

Es necesario que el Estado de México demuestre que no es el reino de la impunidad. Las cifras no lo ubican en buena posición, pero hasta hoy no hemos visto claro. Muchas quejas y denuncias pero nada se ha comprobado y mucho menos sancionado, en una entidad con 328 mil 760 servidores públicos estatales, mil 612 ediles, con decenas de licitaciones, contrataciones de obra, más de 260 mil millones de pesos de presupuesto y millones de excedentes.

Solo hay un ex alcalde en la cárcel sujeto a proceso. Fuera de él pareciera que hay una entidad inmaculada, cuando el problema no es el peculado, el desvío de recursos, el tráfico de influencias, el aprovecharse del erario público, el enriquecimiento oculto, sino que se permita e incluso se aliente la subsistencia de estas prácticas.

No es habitual que un funcionario de alto rango sea puesto contra la pared por excederse en su cargo y desapegarse de la ley que cuando son ligeramente investigados, como ocurrió con el secretario de Desarrollo Agropecuario y algunos de sus subalternos, que al sentirse indagadas se ampararon e incluso denunciaron al fiscal de delitos electorales por excederse en el cumplimiento de sus obligaciones.

Falta transparencia, una real rendición de cuentas en el servicio público. También que desde el hogar se fomenten valores. Se puede empezar con pedir la condonación de una multa de tránsito, luego conseguir una adjudicación sin cumplir los requisitos, hasta tomar lo que no nos corresponde y hacer de ello un lamentable modo de vida.