Números al aire

Junio y el gasolinazo

Este 4 de junio, y en 2018, el Presidente y todo su séquito podrán comprender "la molestia y el enojo que ha generado entre la población en general y entre distintos sectores de la sociedad" el gasolinazo. El tema no es de pesos, es la gota que ha derramado el vaso, el incumplimiento de promesas y la burla a millones de mexicanos.

Las principales decisiones de la administración federal han impactado distintos sectores en todo el país. También lo harán en las urnas. El descrédito de un gobierno es tan grande que no se compondrá en 17 meses, menos en cinco.

La medida se aplicó en el peor momento para el Estado de México con más de 11 millones de electores y una población de por sí apática para votar. En 1999 lo hizo solo el 46.9 por ciento, en 2005 42.7 y, en 2011, 46.1 por ciento. ¿Cuántos acudirán este 4 de junio?

Desde ahora el Partido Revolucionario Institucional se puede ir olvidando de alcanzar una votación similar a la que tuvo el gobernador en turno, quien ha tenido la cifra más alta de la historia mexiquense: 3 millones 18 mil 588 boletas a favor.

De por sí el sufragio se pulverizará entre varios contendientes. Son nueve partidos y pocas probabilidades de coalición. Es claro que no serán tres quienes buscarán formalmente la gubernatura como ha ocurrido en los tres últimos procesos electorales. A eso se sumará por lo menos un "independiente".

El escenario registrado en 1993 con nueve contendientes, en una época cuando todos se medían por sí solos, Emilio Chuayffet logró un millón 949 mil 356 sufragios, que no superaron Arturo Montiel ni Enrique Peña con 1.3 y 1.8 millones, respectivamente.

El escenario para quien salga a campaña a partir del 3 de abril será más que complicado. ¿Qué podrán ofrecer ahora? ¿De nuevo tarjetas? ¿Compromisos ante notarios? Esas fórmulas ya están gastadas y la sociedad está cansada.

Pero no solo el PRI tiene un escenario difícil, todos los partidos están en la misma situación. Históricamente la oposición no ha logrado superar el millón de votos, es decir menos del 10 por ciento de la lista nominal. Y muchas de las malas decisiones que pasaron por el Congreso federal fueron avaladas no solo por los priistas, varios opositores cedieron en algunos temas.

Difícilmente puede haber una estrategia que entierre en el olvido La Casa Blanca, la corrupción evidenciada de algunos gobernadores, la impunidad, la riqueza y excesos, pero sobre todo los efectos del gasolinazo.