Números al aire

Las firmas una tarea titánica

Este domingo el Consejo General del Instituto Electoral definirá quienes pueden salir como "aspirantes" a pedir firmas de apoyo para tener la posibilidad de convertirse en candidat@ a gobernador por la vía independiente.

No será difícil que las 14 personas que presentaron manifestación de intención pasen a esa etapa. Aunque los requisitos iniciales eran laboriosos por la conformación de una asociación civil y darse de alta ante el SAT, no eran requisitos imposibles de cumplir y la convocatoria en esta ocasión les dio tiempo suficiente.

Sigue la prueba de fuego. Y como siempre, los números no mienten. Si cada aspirante debe luchar por reunir 328 mil 749 firmas en 60 días, estaríamos hablando de 4 millones 602 mil 486 rubricas de electores que vean en los 14 "ciudadanos" una posible opción.

Lograr que la gente confíe en alguien que apenas conoce y le dé una copia de su INE es una ardua labor. Sobre todo cuando no hay mucha información al respecto. No faltará quien se sienta comprometido o que arriesga su integridad. Ojalá el IEEM haga alguna campaña informativa para orientar a los mexiquenses y los "aspirantes" estén identificados, de otra manera ni las puertas les abrirán por seguridad.

Hablar de 4.6 millones de firmas equivale al 152 por ciento de los votos obtenidos por la coalición priísta en la elección de 2011 donde Eruviel Ávila resultó gobernador. Visto de otra manera equivale al 94 por ciento de los sufragios depositados en las urnas. Titánico.

Y no basta con obtener las firmas, hay que cuidar sean de al menos 64 municipios, no rebasen cierto porcentaje del padrón e incluso hay que llegar primero para captar a ese elector habido de una opción distinta a los partidos políticos.

Pocos son conocidos en la entidad, por lo cual algunos darán su firma quizá a quien menos preparado esté; solo por razones de tiempo o porque fue el único que se le puso en frente.

Entre tantas opciones sería útil para el ciudadano tener a la mano los nombres de todas las opciones y su trayectoria oficial, para que no engañen al ciudadano, incluso una forma de contactarlo para darle su firma de apoyo.

Es claro que varios de los "aspirantes" tienen toda la estructura, recursos, asesoría y hasta maña para moverse. Otros tendrán que picar piedra. Pero si logran su objetivo habrá que pensar si el futuro de la participación electoral está en las urnas o es mejor llevarle la urna al elector a su casa, sin campaña, gastos ni derroches.