Números al aire

El aire que respiramos

Aunque los componentes son distintos a lo que sucede en el Valle de México, la contaminación del aire del Valle de Toluca también representa un problema y un riesgo para la salud.

Programas, anuncios y medidas a medias pasan sin que veamos un cambio. Toluca sigue siendo la segunda ciudad más contaminada del país; desde hace varios años no tenemos días con "buena" calidad del aire.

El origen no está solo en el sector público que no hace y cuando si, lo hace mal; sino también del privado con un transporte ostensiblemente contaminante, que lanza sin recato grandes cantidades de bióxido de nitrógeno, monóxido de carbono y bióxido de azufre a través de sus industrias o comercios; así como en el particular, que no mantiene en buen estado sus unidades, que hace quemas al aire libre y, sobre todo, que no exige ni parece interesarle el tema.

Desde hace años el Valle de Toluca cuenta con una red de monitoreo que emite reportes diarios y mensuales de la calidad del aire por zona y tipo de contaminante, los cuales son públicos y se actualizan diario en internet.

Pocos conocen estos índices con la contundencia que ofrecen los números ahí reportados. Falta de tiempo o desconocimiento de que existe, porque no creo que noa nadie le importe su salud; en teoría.

Estos indicadores no sirven del todo si no se socializan. Valdría la pena que igual que se promueve en redes sociales los informes de actos públicos, cortes de listones, fotos y otras acciones, también se comparta esta información.

Quizá hay temor a cuestionamientos, al enojo de la gente por las condiciones alcanzadas y lo poco que se hace para cambiar esa situación, pero también es cierto que esto podría generar conciencia social de muchos sectores y generar acciones individuales que sumadas pueden hacer la diferencia.

Falta que se socialice la vinculación de diversas enfermedades con el tipo de contaminación que hay en Toluca, que la gente consulte los monitoreos como si fuera el clima o la cartelera del cine, para que decida si sale a hacer actividad al aire libre, si contribuye dejando el carro en casa, si usa la bicicleta.

Esto no puede caminar solo. Necesita medidas por varios frentes: un trasporte eficiente y menos contaminante; condiciones para moverse en dos ruedas, mejores gasolinas, hacer respetar la ley, mayor inversión en el medio ambiente, dejar de pensar que la naturaleza es un regalo que a nadie cuesta.

De nada sirven las bicicletas en la Ecozona si no llevan a ninguna parte o solo mueven en el centro y bajo condiciones poco seguras. ¿Quién quiere exponer su vida?¿Quién no quiere moverse sin tener que gastar todo lo que implica un carro que va desde gasolina, estacionamiento, mantenimiento, el seguro y riesgos.

El poco uso de las bicicletas Huizi –no he visto ni una en movimiento- es por la falta de condiciones y porque solo son útiles para quienes viven en esta zona y no salen de ella. No más.