Números al aire

Multas electorales por 392 mdp

Del pasado proceso electoral federal y local en 16 entidades del país se desprendieron mil 332 infracciones por irregularidades cometidas por los partidos políticos y sus candidatos a diputados locales, federales, ediles y a gobernador.

La cifra no resulta alta si se compara con el número de candidatos que participaron, 12 mil 912. Tampoco con la cifra de informes de ingresos y egresos de las campañas que en algunos casos duraron 35 y en otros hasta 90 días; el tema es que no tendrían que haber cometido ni una falta.

Esto tomando en cuenta que cada partido tiene a especialistas al frente de las áreas contables, la mayoría de ellos con experiencia en varios procesos; les dieron a conocer con detalle las reglas y en su mayoría manejaron menos recursos por el ajuste a la fórmula de financiamiento y eso se hizo en periodos más cortos.

Todos estaban advertidos que serían fiscalizados, que las revisiones serían más estrictas, por entes totalmente distintos a su entorno cercano; que en esta ocasión se perdería la constancia de mayoría si rebasaban los topes de gastos y se daría vista a las autoridades competentes.

Al final las sanciones ascendieron, en conjunto, a 392 millones de pesos. Multas que fueron impuestas tomando en cuenta la gravedad de la falta, la reincidencia y hasta el poder económico de los infractores.

Las faltas no tienen que ver como en otras ocasiones con errores en los registros o facturas mal llenadas, es decir, no fueron de forma, sino de fondo, generadas por la omisión, el descuido, desinterés o quizá ignorancia. Esto último no exime a nadie de la falta, ni les resulta menos punible, porque cuando lleguen al poder ellos también harán labores de fiscalización y cómo hacerlas si no aprenden.

Los errores ubicados por el órgano fiscalizador tuvieron que ver con la omisión de reportar gastos diversos como fueron espectaculares, el costo de la producción de material radiofónico o televisivo que exhibieron, la renta de inmuebles y lo que es peor, no entregaron informes de ingresos y egresos.

A simple vista pareciera que no son conductas graves porque no se encontró el uso de recursos ilícitos o públicos, pero ¿qué se puede esperar de un candidato o partido que se le olvida entregar su reporte de gastos. Cuando llegue al Poder se le va a pasar entregar la Cuenta Pública, le va a dar lo mismo informar o no en qué gasta el dinero público?

¿Qué podemos esperar de quienes olvidaron reportar los gastos hechos en cuatro o 20 espectaculares o algún otro rubro? ¿Así van a hacer sus reportes cuando lleguen al gobierno, así van a revisar el trabajo que hacen los otros poderes, con omisiones, desaseo, negligencia y fuera de los plazos legales?

¿Qué podemos esperar de los candidatos locales si no pudieron manejar 290 millones de pesos durante 35 días de campaña, serán capaces de administrar 211 mil millones de pesos durante un año?

Lo único bueno de todo esto es que al final se les sanciona de manera directa de sus prerrogativas, que el dinero que se iba a usar para hacer política se va a destinar a ciencia y tecnología, por mandato legal. Ojalá no se tome como parte del siguiente presupuesto y se les asigne menos dinero porque ya tienen asegurados algunos millones de pesos.