Números al aire

Escasa eficiencia recaudatoria

Los niveles de recaudación y cobro de derechos a nivel municipal son preocupantes, no tanto por los montos sino por el porcentaje de efectividad que tienen y que al final hacen más o menos sólida una administración.

Estudios hechos por el Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), indican que entre los 10 municipios más eficientes están algunos de los estados de Sonora, Nayarit, Baja California Sur, Baja California, Jalisco, Quintana Roo, Nuevo León y Chihuahua. Ni uno solo del Estado de México.

El último estudio de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, de 2014, con base en las cuentas públicas estatales indica que los niveles de recaudación de impuestos y derechos locales en la entidad están por debajo de la media nacional, pese a su número de contribuyentes, poder económico y que el gobierno estatal ayuda a más de 50 ayuntamientos a cobrar.

En 2014 el Distrito Federal obtuvo más del doble de ingresos que el Estado de México, no obstante que la hoy Ciudad de México tiene mucho menos territorio, viviendas y la mitad de habitantes. El tema no tiene que ver con los montos de los gravámenes y derechos, porque en la entidad las tarifas son demasiado altas.

Aunque no es un problema exclusivo de la entidad es preocupante que no haya avances significativos y que se premie a cualquier localidad por crecimientos pírricos, dándoles la posibilidad de aumentar los salarios de los ediles hasta en un 5 por ciento, como si ellos salieran a cobrar. Esto pese a que sus rezagos siguen siendo notables.

La lista que elaboró Hacienda indica que en ese año solamente cinco entidades superan los 10 mil millones de pesos como ingresos por estos conceptos. El resto tienen montos inferiores, en algunos casos debajo de mil millones como es el caso de Tlaxcala con 750 millones de ingresos propios.

En la recaudación de agua y predial el Estado de México fue una de las entidades con menos crecimiento e incluso con saldo negativo entre 2013 y 2014, a pesar del aumento en las tarifas. De nueva cuenta el Distrito Federal se coloca como el mayor recaudador con 18 mil 993.9 millones, seguido del Estado de México con 9 mil 189, Nuevo León 6 mil 431 millones, Jalisco 6 mil 340 millones y el estado de Guanajuato 4 mil 249.4 millones de pesos, por estos conceptos.

En la gran mayoría de municipios hacen falta mecanismos efectivos de cobro, una base de datos actualizada e incluso mano dura contra quienes faltan a sus compromisos, porque mientras unos pagan, muchos otros se ríen de quien si contribuye al gasto público. Pero también eficiencia en el uso de esos recursos porque mientras no demuestren que el dinero es bien utilizado nadie irá voluntariamente a sus oficinas a pagarles.

A los ayuntamientos les tiembla la mano para cobrar cuando se acercan elecciones o para terminar con usos y costumbres de muchos poblados donde no se paga el agua ni predial porque son tierras comunales, aunque gran parte de ellas ya se usan de manera comercial, como vivienda y se obtienen beneficios ajenos a los originalmente proyectados para ejidos que prácticamente han desaparecido.

Nadie quiere entrarle a modificar la ley, a retirar privilegios, prefieren seguir cargándole la mano a quienes si pagan, y seguir heredando este viejo pendiente a las siguientes generaciones por falta de visión y miedo al llamado "costo político".