Números al aire

Acciones sin logros

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE), las tres principales preocupaciones de la gente son: la inseguridad, el desempleo y la pobreza. Y en ni uno sale bien parado el Estado de México en los últimos cinco años.

En seguridad se ha logrado reducir la incidencia delictiva, pero la entidad sigue con la mayor tasa del país, con 56 mil 835 delitos por cada 100 mil habitantes, seguido de Guerrero con 53 mil 875 y la Ciudad de México con 52 mil 718. Ya no cabe el argumento que las cifras obedecen a su número de habitantes porque todo el país fue tasado bajo el mismo parámetro.

Otro número que llama la atención es el porcentaje de ilícitos cometidos con portación de arma, es decir con violencia: 67.6 por ciento. En esto también la entidad se posiciona en el primer lugar. La media nacional durante el 2015 fue de 45.2 y en esta entidad la puntuación quedó 22.4 puntos arriba.

Bajo este contexto, cualquier acción que se informe distará mucho de ser un logro. Las condiciones de inseguridad no cambian para bien en la entidad, pese a ser una de las áreas con mayores recursos, tanto del ámbito federal, como estatal y municipal, y a pesar de ello, nueve de cada 10 personas se sienten inseguras.

En pobreza los informes del Coneval tampoco ofrecen datos halagadores. En esta jurisdicción hay 8 millones 269 mil personas en pobreza y un millón 206 mil en pobreza extrema. Es decir 58 por ciento de los habitantes no tienen condiciones para salir adelante.

En esta entidad está la mayor cifra de pobres, aunque no los mayores niveles. Las cifras no ceden pese a los 15 mil 943.6 millones de pesos destinados a programas sociales del 2012 al 2016. Es claro que la política de despensas no resuelve el origen del problema, solo ayuda a sobrellevarlo.

En empleo tampoco se alcanza el 10. Gran parte de los empleos que existen tienen un bajo salario, el cual se pulveriza con el costo de los alimentos, transporte, calzado y vestido, salud y educación, porque estos dos últimos servicios no son cubiertos al 100 por ciento por el Estado como se esperaría.

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE,) de agosto de este año ubica a esta región con la tercera tasa de desocupación del país, con una puntuación de 5.5 por ciento, solo superada por Sonora con 6 y Tabasco 7.3 por ciento.

Quién puede estar satisfecho con los últimos cinco años de gobierno, si en las tres principales preocupaciones de la gente no hay buenas noticias. Eso también cuenta.