Voces Ibero

Fotos desde el cielo

El interés por la fotografía aérea está presente desde mediados del siglo XVIII, cuando Laussedat (Francia 1819-1907) propuso utilizar la fotografía para la medición y levantamiento de los mapas topográficos.

La primera fotografía aérea fue tomada en 1858 desde un globo aerostático por el célebre Nadar (Francia 1820-1910); la hazaña de ese entonces requería llevar el cuarto oscuro dentro de la cesta, ya que se utilizaba el proceso del colodión húmedo, un barniz que sensibiliza el nitrato de plata y que hacía necesario el revelado inmediato de las imágenes.

En 1879 aparecen las placas secas de gelatino-bromuro, que rápidamente reemplazan a las del colodión al eliminar el incoveniente de traer consigo el laboratorio fotográfico al poder posponer el momento del revelado y disminuir el tiempo de exposición a un cuarto de segundo, motivo por el cual desde entonces se les empezó a llamar fotografías instantáneas.

Después de estos avances, fue el costo de los viajes en globo lo que hizo que se pensara en subir solamente la cámara utilizando cometas,  sólo que ahora los problemas a superar eran la suspensión de la cámara sin que se moviera junto con el papalote, y encontrar el medio que hiciera disparar el gatillo.

Para anular los efectos de las oscilaciones se pensó en ingeniosos juegos de poleas (Wenz y Batut), en papalotes extras (J.Théodore Saconney) o estructuras internas (Aug. C. Gomes) que contrarrestaran los efectos del viento y poder así crear el equilibrio de movimientos que les permitía permanecer estables.

Para abrir el obturador se utilizó yesca que se prendía hasta después de que el papalote hubiera ascendido o mecanismos de relojería que chocaran con el obturador y cortar el hilo que retenía el momento del disparo. 

La innovación tecnológica en los VANT —vehículos aéreos no tripulados o drones—, incluye controles remotos guiados por sistemas de posicionamiento espacial (gps) y cámaras digitales que transmiten en línea; yéndonos aún más lejos, desde el espacio sideral, tenemos las imágenes satelitales que nos permiten  ver la tierra entera ya no desde el cielo sino desde cualquier lugar en el que nos encontremos. 


claudia.guerrero@iberotorreon.edu.mx