La historia en breve

El senador Corral sí cree que el ciudadano es un idiota

Coincido con Gustavo Madero en cuanto a que en la reforma energética (y en la de telecomunicaciones) el qué es más importante que el cuándo. De ahí a dar por bueno el tonillo primitivo de que, por debilidad y temor, la clase política ha armado una vil treta para meter de contrabando las leyes secundarias mientras la sociedad fuma el opio del Mundial, carajo, no.

Pensaba que el senador Javier Corral tenía un análisis más sofisticado de los medios electrónicos y los ciudadanos del México contemporáneo. Pero luego de leerlo ayer veo que no supera la viejísima teoría de la aguja hipodérmica. Vbgr: “Se busca que el debate de estas leyes pase de noche (…) Quieren tener a los mexicanos frente al televisor (…) Quieren mantener una sociedad hipnotizada, amnésica del deber ciudadano, olvidadiza”.

Conclusión: la gente es idiota, consume lo que se le impone y no puede atender dos asuntos a la vez. En esa lógica, se entiende que Corral, titánico, quiera protegerla de la perversa televisión.

Es una verborrea lloriqueante que no resiste tres minutos de análisis de horarios y ratings, o de hábitos de consumo de esta sociedad, no de la que él concibe, una plagada de idiotas incapaces de discernir y decidir.

Por lo demás, si algo se ha debatido en los últimos meses son esas dos reformas. ¿Qué quiere Corral que los ciudadanos hagan ahora? Si tanto lo altera la manipulación totalitaria, que se encargue de que sus 127 compañeros y los 500 diputados no se distraigan con el Francia-Honduras, el Corea-Argelia.

Porque eso es el Mundial aquí, ocho, diez juegos de interés en 30 días, y mucho relleno. Mucha paja. Como la de Corral.