La historia en breve

Cinco postreras preguntas a Purificación

Purificación Carpinteyro me dio la oportunidad de hacerle ayer unas preguntas para cerrar estas 48 terribles horas para ella.

P: Decías que no te excusarías del debate de las leyes de telecomunicaciones. ¿Cómo se decidió que ya no siguieras?

R: Lo sugirió el partido y yo acepté. Entiendo que por el vapuleo generalizado ya no podía contribuir en el debate sano del sector. Ahora quedan muy pocas voces para tratar de frenar los abusos y privilegios a favor de algunos grupos. Es muy triste y, la verdad, me siento muy responsable de que se haya eliminado esa voz, que es mi voz.

P: ¿El PRD finalmente estuvo contigo en este momento?

R: Ahí estuvo y no puedo más que agradecer tanto al presidente Zambrano como a mi coordinador Silvano el hecho. Habría sido natural que abandonaran a una persona que estaba siendo objeto de un linchamiento generalizado. Sin embargo, como partido se mantuvieron y no puedo más que estar agradecida con ellos.

P: ¿Está a discusión tu permanencia en la Cámara de Diputados?

R: No.

P: ¿Sigues con la idea de demandar a quien resulte responsable?

R: Sí. Me dieron una patada en la espinilla, me doblaron y me sacaron del partido en esta ocasión, pero eso no significa que el campeonato ya terminó, ni que la guerra ya se perdió. Tenemos para rato. No me daré por vencida. Ni hablar, así es la política. El que se mete a un tanque de tiburones y sale mordido, pues es parte de las expectativas. Me mordieron, pero me voy a volver a aventar. Esto va para largo.

P: ¿Sigues pensando que no te pegaron en la línea de flotación?

R: Digamos que me sacaron del juego.