La historia en breve

El nuevo aeropuerto, Atenco alista los machetes de nuevo

El gobierno del presidente Peña Nieto ha cuidado no adelantar la información sobre los terrenos donde construirá el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México. Zonas contiguas al aeropuerto actual, se limita a referir el documento del segundo Informe. Hoy al mediodía, cuando anuncie el proyecto, deberá precisarlo.

Off the record, los funcionarios explican que, desde hace años, se fueron comprando tierras en la zona Texcoco-Atenco para evitar un conflicto con los comuneros, similar al que impidió la edificación de
un nuevo aeropuerto en 2002.

Pero como si no hubieran pasado 12 años, la resistencia de Atenco parece intacta y presta a tomar los machetes otra vez. América del Valle, miembro de la familia emblema del Frente de Pueblos Unidos en Defensa de las Tierras, me dijo ayer que son los mismos ejidos de 2001, “el mismo territorio que expropió Vicente Fox y que nuestra lucha, la lucha de los pueblos, echó abajo”.

América refiere con resignación una serie de acciones “disfrazadas de ecologismo y desarrollo que corrompieron a autoridades y comisarios ejidales que, en efecto, se prestaron a que nos despojen la tierra”. Pero detalla que al menos cuatro comunidades no han cedido ni cederán: Atenco, Acuexcomac, Tocuila y San Felipe.

“Mantenemos la oposición firme”, concluye. “Nuestras tierras no están en venta. Somos un movimiento regional y vamos a luchar, porque no queremos que se rompa el tejido social, ni nuestra visión en cuanto a la tierra, porque amamos la tierra”.

Si las cosas son como las cuenta América, bienvenidos a Aeropuerto II.