La historia en breve

Quizá sea necesario un momento de verdadero peligro

En el artículo esencial de la edición de julio de Letras Libres, centrada en los 100 años del inicio de la Primera Guerra Mundial, la historiadora Margaret MacMillan recupera una frase de Mark Twain dirigida a quienes piensan que el pasado es un tiempo muerto que deja de perseguirnos: “La historia nunca se repite, pero rima”.

La señora MacMillan publicó hace unos meses el libro 1914, de la paz a la guerra, evaluado rápidamente por la crítica como el mejor jamás escrito sobre los orígenes de la Gran Guerra. En el ensayo de Letras Libres, la catedrática de Oxford explica la aparente armonía entre las naciones europeas antes de aquel año fiero, cruel, inhumano. Y la entreteje con la aparente armonía de hoy.

“Estamos siendo testigos, en la misma medida que en 1914, de cambios en la estructura de poder internacional”, apunta mientras examina las promesas y los peligros de la globalización, la creciente oleada de nacionalismo y sectarismo, la complacencia de la paz, los sucesivos fracasos diplomáticos frente a prácticas comerciales infames y regímenes genocidas.

“Quizá sea necesario un momento de verdadero peligro para que las potencias importantes del nuevo orden mundial se unan en coaliciones capaces y dispuestas a actuar”, concluye con esta alerta. “En vez de ir tirando de una crisis a otra, es el momento de reflexionar sobre las terribles lecciones de hace un siglo”.

Margaret MacMillan escribió el ensayo antes de la anexión de Crimea a Rusia. Antes de que un misil tierra-aire derribara sobre la frontera ruso-ucraniana un avión comercial de Malaysia Airlines con 298 personas a bordo.