La historia en breve

El miedo no anda en burro

Tranquiliza saber que 72 por ciento de los capitalinos respaldan el escrupuloso desalojo de maestros de la CNTE en Plaza de la República el domingo y que la popularidad del jefe de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera, se recuperó un poco, de acuerdo con una encuesta del Gabinete de Comunicación Estratégica levantada el lunes.

Pero la nota podría estar en otra parte: 90 por ciento de los entrevistados, es decir, todos, piensan que la CNTE no se quedará con los brazos cruzados y retomará su plan de acciones y movilizaciones, sin importarle un comino los ciudadanos afectados.

¿En qué circulo de locura hemos caído? Los maestros hacen lo que les place hasta que la autoridad opta por replegarlos. Ellos contraatacan entonces con tenacidad y la misma bandera: tirar la reforma educativa. Se abre un diálogo de baja probabilidad de éxito. Los maestros se sienten defraudados y pasan al frente. La autoridad duda, calcula costos y así.

Ahora aseguran que van de nuevo por el Zócalo, le digo al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. “Lo he platicado con el jefe de Gobierno, tiene nuestro respaldo absoluto, eso no lo vamos a permitir”, me dice.

Como los maestros no quieren hablar más con Mancera y su gente, buscarán a Osorio y la suya. Se reabrirá la ronda de posturas cerradas. “Les hemos dicho una y otra vez que no hay marcha atrás en la reforma”, subraya Osorio Chong. “Sin embargo, siguen ahí. Nosotros seguiremos platicando. Nunca vamos a agotar esa posibilidad”.

Nueve de cada diez ciudadanos tienen idea, pues, de lo que viene. El miedo no anda en burro.