La historia en breve

¿Por qué no ha llegado a México Panchito Colorado?

El 11 de julio, 50 días ya, el juez federal Donald Walter firmó la orden para que Ramón Segura y Francisco, Panchito, Colorado abandonaran Estados Unidos, una vez cumplida la sentencia de un año y un día en la cárcel de Bastrop, Texas, por un extraño caso de conspiración para sobornar a un juez.

Segura y Panchito son el contador y el hijo de Francisco, Pancho, Colorado, preso en Texas desde 2012, sentenciado a 20 años por lavar dinero para Los Zetas a través de la compra de caballos de carreras en Estados Unidos. Un caso fincado en testigos protegidos, con millones de dólares en disputa y, al parecer, plagado de situaciones sui géneris.

El 24 de julio, Segura y Panchito fueron puestos en custodia del Servicio de Inmigración estadunidense en el centro de detención de Pearsall, también en Texas. Tendrían que haber sido deportados a México prácticamente de inmediato. No ocurrió así.

Ante el mutismo de las autoridades, los abogados descubrieron el martes 26 de agosto que ambos estaban en otro centro de detención de migrantes, el de Port Isabel, en Los Fresnos, Texas, de donde los movieron la madrugada del jueves al centro de procesados de Otero, en Chaparral, Nuevo México.

Pearsall, Port Isabel, Otero: tres lugares distintos en un mes. Una mecánica y una demora difíciles de explicar, incluso bajo el supuesto de que las autoridades de Estados Unidos estén extremando las medidas de seguridad por el perfil de los liberados.

Hasta donde se sabe, no hay en México causa penal en contra de Segura ni de Panchito. ¿Por qué entonces los tienen retenidos en Estados Unidos? ¿Qué dice el gobierno mexicano?

 

Hace unos días estuve en la cárcel de Bastrop con Pancho Colorado (papá de Panchito). El miércoles publicaré la conversación en milenio.com.