La historia en breve

“Que chingue a su madre el güey de Calderón”

Se cumple un mes de arraigo del ex coordinador de la campaña de Fausto Vallejo al gobierno de Michoacán, ex gobernador interino y ex secretario de Gobierno, Jesús Reyna. Le quedan 10 días al Ministerio Público federal para consignar el caso ante un juez.

Seguramente la PGR ha tenido un cuidado extremo en el análisis de los indicios. Presentar un pliego que convenza al juez de obsequiar la orden de aprehensión no debe ser muy difícil. Pero que la acusación resista en tribunales en los próximos meses es harina de otro costal. Lo último que desearía el procurador Murillo Karam es aparecer como un fabricante de culpables. Como sea, el tiempo se extingue.

La ruina judicial de Reyna sería también, repito, un golpe mortífero a la legitimidad del gobernador Vallejo. Agrego como nuevo botón de muestra el video que se conoció hace unos días, donde La Tuta le dice al presidente municipal de Lázaro Cárdenas, Arquímedes Oseguera (hoy en prisión), y a otros cinco comensales fascinados con las palabras y chistes del líder templario, que el triunfo de La Cocoa Calderón en las elecciones de 2011 hubiera sido “el caos, el acabose”. “Hubieran ganado los Calderón”, lo respalda uno de los comensales, a lo que La Tuta responde más adelante: “Que chingue a su madre el güey de Calderón”.

Interesante la forma en que La Tuta explica cómo Fausto iba abajo y lo subieron, mientras La Cocoa subía y la bajaron. Y la firmeza de sus frases. Por ejemplo: “A mí me queda claro que nos vamos a apoyar, ¡pero el secretario es éste!”

A esta reata le siguen saliendo brazos, diría el Uchepo vengador.