La historia en breve

Esa es una baladronada que no me quita el sueño

¿Quién está trazando las líneas rojas en Michoacán? Busco al gobernador Fausto Vallejo para preguntarle sobre la precisión de la nota en internet, donde él señala que si el estado rehierve es porque se dejaron de hacer cosas en su ausencia.

“Por supuesto que no fue así, de ninguna manera”, aclara sin titubeos. “Lo que dije es que años atrás se dejaron de hacer cosas, pero no lo relacioné con mi ausencia. Además, en tres, cuatro meses que no estuve, qué se podía hacer”.

—¿Nada que reclamarle a Jesús Reyna?

—No, es mi amigo y yo confío que ahora que regrese de vacaciones se reincorpore con nosotros.

—¿Como secretario de Gobierno?

—Sí, está invitado a eso, por supuesto. Hemos platicado, todavía antier lo hicimos. A su regreso ya platicaremos.

Fausto es la voz del drama, o de la tragedia, en el momento mismo de su desarrollo. Inevitable decirle que se habla de desaparición de poderes en Michoacán. “No me inquieta”, me frena. “Son ocurrencias, son baladronadas”.

—Lo dicen la senadora Luisa María…

—No han entendido que los procesos electorales ya pasaron —me interrumpe—. Si haberle ganado al Presidente de la República los tiene todavía molestos…

—Usted no le ganó al Presidente de la República —lo interrumpo.

—Bueno, a su hermana y al aparato federal. Por supuesto. El proceso electoral ya pasó, deben entender que en democracia se pierde y se gana, y que ahorita lo que hace falta es la unidad de todos los michoacanos ante la delincuencia organizada…

—Que goza de cabal salud.

—Desgraciadamente.

—¿Baladronada?

—Sí, es una ocurrencia que no me quita el sueño.