La historia en breve

¿Y si alguien quiere hacer una denuncia en el Pumas-América?

El domingo, para el juego Pumas-Monterrey, y por primera vez en años, no hubo agencia del Ministerio Público en las inmediaciones del estadio de CU.

La decisión obedeció a las críticas luego de los hechos del sábado 15 en el campus universitario, relacionados con un policía de investigación de la Procuraduría de Justicia del DF. Acción imprudente, la calificó el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Indeseable presencia, sentenció el rector José Narro.

¿Pues qué hizo el policía? Cumplir órdenes de la agencia del Ministerio Público para la comunidad universitaria, ubicada a unas cuadras de CU y hoy cerrada. Avisar a las autoridades de la UNAM de la investigación que haría con ellos sobre un par de robos a mano armada en el campus.

Acompañaba al policía una perito que tomaba fotos cuando fue descubierta por “jóvenes” que salían del auditorio Che Guevara, refugio tolerado por los rectores de la UNAM desde el 2000. Los “jóvenes” golpeaban a la mujer para quitarle la cámara, cuando el policía sacó el arma (la policía de investigación opera con armas) y se dio el incidente de sobra conocido.

Sobrevino el lloriqueo y el linchamiento mediático, que en el fondo reclamaba, ¿a quién se le ocurre después de Ayotzinapa procurar justicia ahí para un par de muchachas robadas con violencia?

Mañana va el América a CU. Diez de la noche. Juego de Liguilla. Y de recurrentes pleitos. Gobierno y Procuraduría del DF deberán decidir hoy si la agencia del Ministerio Público operará con regularidad, o si, como el domingo, dejarán un poco las cosas a su suerte.

Para no ser indeseables. Para no ser imprudentes.