La historia en breve

Querrían acostarse con la virgen María

 Finalmente, varios se dieron cuenta que sería un grave error y no se les ve ya con ganas de seguir insistiendo, dicen algunos legisladores priistas sobre la propuesta de segunda vuelta en la elección presidencial.

Y es que, aseguran, además de crear coaliciones contra natura, etcétera, entendieron cómo sería el triunfador. ¿Imaginen con las nuevas reglas a Fox con 51 por ciento de los votos? ¿A Calderón? Vaya, ¿imaginen a Peña Nieto? Les quedaría chico el mundo, querrían acostarse con la virgen María, mandar a
perpetuidad. Y podrían hacerlo “democráticamente”.

Válido o no, es un razonamiento que al parecer se ha impuesto. Incluso los incisivos senadores del PAN estarían dando por muerta la segunda vuelta, a cambio de un esquema flexible de coaliciones que permitiera sumar fuerzas políticas desde el arranque de un nuevo gobierno.

Si no es la segunda vuelta, ¿qué es, entonces, lo que, también según legisladores del PRI, tiene atorada la reforma electoral? Emilio Gamboa, coordinador de los senadores, dijo ayer que el dictamen quedará listo en los próximos días, pero pocos piensan que pueda ser en esta semana.

De cara a la segunda mitad de noviembre, el tiempo comienza a ser factor. El gobierno del presidente Peña Nieto repite por todas partes que necesita la reforma energética antes de fin de año. Y el PAN ha sido de una pieza en cuanto a que no habrá reforma energética sin reforma electoral previa. ¿Qué la tiene “atorada”?

Se habla ahora de una mano negra. La misma que le filtró carne podrida al Wall Street Journal. Pero de eso hablamos mañana.