La historia en breve

Pendejos, ¿pa qué trajeron a este viejo?

El próximo jueves, Evelio Rosero participará en el foro Escribir la violencia, de la FIL de Guadalajara. El sábado 7 estará en otro, moderado por cierto por Xavier Velasco.

Rosero es un novelista colombiano, autor de Los ejércitos, que en 2007 ganó los premios Tusquets e Independent Foreign Prize Fiction, de Inglaterra. La novela es una historia de amor, miedo y muerte en una región despedazada por una guerra en donde es imposible distinguir ya si quienes matan, secuestran, roban y vejan son soldados, paramilitares, guerrilleros o criminales a secas.

“Yo no sabía todavía quiénes eran, si guerrilla, si paras”, se pregunta uno de los personajes raptados azarosamente. “Ni les pregunté. El que los mandaba regañó a los muchachos. Les dijo: ‘Pendejos, ¿pa qué se trajeron a este viejo? ¿Quién putas es?’ ‘Dicen que es curandero’ le dijo uno de ellos. Luego sí me conocen, pensé. ‘¿Curandero?’ gritó el que mandaba, ‘lo que él quiere es un médico’”

Los ejércitos bien puede leerse como una alegoría de lo que sigue ocurriendo en Michoacán. Ayer, los grupos de autodefensa ocuparon cuatro poblados. En respuesta, por coincidencia, o lo que sea, presuntos caballeros templarios emboscaron a un convoy de la policía estatal.

Le pregunté a Hipólito Mora, de alguna forma padre de las autodefensas, sobre esta expansión. Cuidadoso, justificó que es necesaria, “porque en Michoacán no hallamos qué hacer, los demás pueblos están en la misma situación en que estábamos nosotros”.

Grupos que se expanden como un pequeño ejército entre templarios, bandas enemigas, soldados, policías. Gran momento para escuchar a Evelio Rosero.