La historia en breve

Mancera lo hizo, tarde, pero lo hizo

Ya desde el 23 de octubre, cuando el plantón de los envalentonados maestros de la CNTE en Plaza de la República cumplía 40 días, y las pérdidas y desesperación de los comerciantes y empleados de la zona eran gritos de alarma que las autoridades no parecían escuchar, reclamé aquí: ¿Qué justicia es esta que permite a la vista de todos una violación tumultuaria, 24 horas diarias, donde además el violador endiosado se sube la bragueta con aires de victoria, haciendo saber que lo repetirá y repetirá las veces que le plazca? ¿No hay alguien en Gobernación o el Gobierno del DF que al menos haga como que ve? ¿Cuántos días más se necesitan para detener esta barbaridad? ¿Otros 40, 400, 4 mil?

Ahora sabemos que fueron 114 días desde que se instaló el plantón, la noche del 13 de septiembre. Injustificable que el Gobierno del DF (y el gobierno federal) haya tomado tanto tiempo para poner los intereses de una mayoría de comerciantes y ciudadanos por encima de los de un grupo de presión. Imperdonable. Pero al final, anoche, lo hizo. Al parecer, con orden, eficacia y pulcritud.

Bien por el gobierno de Miguel Ángel Mancera, bien por el secretario de Gobierno, Héctor Serrano. Como sea, mejor 114 días que 400, que 4 mil. Sirva el plantón de Plaza de la República para marcar un nunca más a las acciones políticas que lesionen al ciudadano. Un maestro de la CNTE no puede valer más que un restaurantero, que un mesero, más que un peatón.

Bienvenidas siempre las protestas. Pero con un límite: nadie puede dañar al ciudadano común y corriente. Ya basta.