La historia en breve

Madero dice que ganará por más de cinco puntos, fácilmente

No hubo guerra en la campaña por la presidencia del PAN. Algunas acusaciones, adjetivos, rasguños. Nada grave, al menos a la vista. Ha sido más bien un anticlímax. Por eso pienso que tiene razón Gustavo Madero cuando afirma que se quedarán con las ganas quienes esperaban que el PAN se partiera después de la elección del domingo.

Ernesto Cordero ha insistido en que “la cancha no está pareja”, pero ha llegado hasta el final. Su margen para descalificar el proceso es ahora mínimo. Podría impugnar la elección si pierde, pero luego de agotar las instancias no tendrá de otra que aceptar la derrota.

“Dicen que arriba de cinco puntos le quitas a cualquiera el argumento”, nos dijo ayer Madero. “Nosotros vamos a superar eso fácilmente, y espero que ganemos por dos dígitos. Dejaríamos así muy clara la expresión que tienen los panistas a través del voto universal y directo. Por eso le pido a Ernesto que reconozca el resultado, como lo estoy ofreciendo yo desde ahora. Espero que no impugne, que acepte el resultado”.

—¿Qué le ofrecerías a Cordero si ganas?

—Trabajar juntos. Ernesto, creo, seguirá siendo parte del Senado. Desde ahí habrá mucho trabajo que seguir haciendo. Y tendrá opciones para participar democráticamente en los órganos del partido. Yo no guardo ningún rencor.

Veremos si es posible el final feliz blanquiazul. Más les vale, porque en el horizonte están las leyes de telecomunicaciones y energía; y en un año, una elección federal, nueve gubernaturas y mil presidencias municipales.

Para abrir boca camino a la segunda mitad del sexenio… y el 2018.