La historia en breve

Gracias, Televisa; gracias, “Tercer Grado”

En abril de 2008, José Antonio Fernández, director de la revista Telemundo, me preguntó en entrevista cómo me sentía en Tercer Grado, programa que cumplía dos años al aire. “Muy contento”, contesté. “Y muy bien porque, sin duda, Tercer Grado fue el programa esencial de debate político en 2006 y en el arranque de 2007. Ahí están los números de las audiencias y, sobre todo, las respuestas de los personajes públicos. Haber estado en Tercer Grado en esa etapa histórica es un privilegio profesional único”.

Nunca lo dejó de ser. Cuando Leopoldo y Bernardo Gómez me invitaron a participar como panelista, pensaban en una serie de seis a ocho meses. Esta noche, casi nueve años después, se transmitirá la última emisión de Tercer Grado.

Aprovecho, pues, para recuperar otra respuesta de aquella entrevista: “Ha sido un lujo trabajar con Leopoldo Gómez, Joaquín López Dóriga, Carlos Loret de Mola y Adela Micha, y también un lujo reencontrarme con Denise Maerker y Víctor Trujillo, queridos compañeros de CNI Canal 40, así como disfrutar a Carlos Marín más allá de la tinta y el papel”.

Voy a extrañar los miércoles. Las divertidísimas reuniones previas al programa; la inteligencia, humor y liderazgo del doctor Gómez; a mis compañeros, todos ellos maestros de la televisión y el periodismo. Todos, generosos en las horas duras, extraordinarias personas.

Lo dije en aquella entrevista, lo sigo pensando hoy: Tercer Grado es el programa de opinión periodística más importante en la historia de la televisión mexicana. El más visto, atendido, controvertido, odiado, adorado. Un clásico que se marcha.

Inolvidables nueve años. Gracias, Televisa. Gracias, Tercer Grado.