La historia en breve

Duro y dale con el cuentazo Beltrones-"New York Times"

Sin otro argumento que el cliché, sin más instrumento que la sospecha, se quiere resucitar aquella historia sobre el texto publicado en el New York Times el 23 de febrero de 1997, donde se acusaba al entonces gobernador de Sonora, Manlio Fabio Beltrones, de ser cómplice de narcotraficantes.

Por lo que he leído en estos días, las principales razones para volver a enjuiciar a Beltrones en los medios, y ahora las redes sociales, son: 1) los periodistas del staff del New York Times en México ganaron en 1998 el Premio Pulitzer por una serie de trabajos sobre narcotráfico en México; 2) Beltrones ¡nunca probó su inocencia!

Más que repetir lo que he publicado en muchas ocasiones sobre el asunto desde febrero de 1997 (la del New York Times fue una nota sin fuentes acreditables, una nota que jamás se verificó), o de retrotraer lo dicho por el entonces embajador de Estados Unidos, James Jones (“Con una sola prueba le hubiera pedido al presidente Zedillo que lo encarcelara, pero eso estaba vacío”), o de recordar que Beltrones jamás dejó de viajar a Estados Unidos, donde ha impartido conferencias, etcétera, etcétera, me limito a subrayar un punto:

* Pasaron 17 años, y salvo una segunda nota con observaciones del propio Beltrones, publicada el 20 de marzo de aquel 1997, el New York Times no aportó un solo dato nuevo ni volvió a tocar el tema. Tampoco algún medio estadunidense o mexicano.

Diecisiete años. ¿Todas las “pruebas” nacieron y se agotaron en una nota? Lo cierto es que el “periodismo” no dio para más. Y eso que era “la nota”, nota Pulitzer.

Un cuentazo de principio a fin. De 1997 a 2014.