La historia en breve

Claro que estamos mucho mejor que hace 18 meses

Se venció el plazo de 18 meses que pediste para mejorar la seguridad en Morelos y la seguridad no ha mejorado, le digo al gobernador Graco Ramírez.

—Claro que es mucho mejor la situación de seguridad que en octubre de 2012 —asegura.

Los resultados están llegando, explica con determinación antes de enumerar: mando único policial en 85 por ciento del estado, dos nuevos cuarteles de la policía y uno en construcción, 200 nuevas patrullas, mejor armamento, mayor capacitación, una fiscalía especializada, custodios profesionales en las cárceles, reubicación de presos, un Centro de Inteligencia en construcción, cámaras en las calles, una unidad antisecuestro a punto de entrar en acción.

Lo interrumpo para decirle que, entonces, todo sigue por hacerse. Me frena con hosquedad con datos sobre detención de criminales y policías ligados a los delincuentes, estadísticas a la baja en secuestros y una tasa de menos 64 por ciento en homicidios dolosos que sacan a Morelos del condeno de los “territorios de violencia”.

Le recuerdo que este martes muchos de sus gobernados marcharán en Cuernavaca contra el crimen, la inseguridad y la violencia. Una marcha que pide su renuncia por ineficaz y que me recuerda las que él encabezaba como ciudadano a mediados de los noventa.

—Con una enorme diferencia —refuta de nuevo—. Nosotros enfrentábamos a un gobierno cómplice de la delincuencia y este no lo es. Marcharán algunos, pero la mayoría de la gente tiene esperanza de que Graco ponga orden.

Cifras y máximas de un gobernante en primera persona. Protestas de gente que no le cree. Pronto, los sucesos van a decidir la trama.